El Purín está compuesto por los líquidos que fluyen de los alojamientos del ganado y de la lixiviación de los montones de estiércol, tienen por lo general un escaso contenido en materia orgánica, por lo que no debe ser considerado como una enmienda, sino como aportador de pequeñas cantidades de nutrientes, en menor grado que el lissier.

La Gallinaza está Constituida esencialmente por excrementos de las aves. Se trata de un producto que tiene un alto contenido en materia seca, nitrógeno y calcio. Su composición media es de 1,4% de N, 1,6% de P2O5, 0,9% de K2O y 2,4% de CaO, con un contenido en materia orgánica del 20%.

La Palomina es el residuo originado por los excrementos de palomas, de mayor valor fertilizante que la gallinaza aunque más pobre en calcio. Su contenido medio en materia orgánica puede estimarse en un 30% y su riqueza en nutrientes de 1,8% N, 1,9% P2O5, 1% K2O y 1,6% CaO. 

 

Purín, Gallinaza y Palomina como abonos orgánicos