Pin It

La abonadora debe suministrarse con un manual de regulación fiable, en el que estén  recogidos los abonos de uso frecuente en agricultura, y las recomendaciones en cuanto a regulaciones sobre la abonadora para la uniforme distribución de los abonos aplicados a los cultivos.

El fabricante de abonadoras para agricultura debe tener capacidad para actualizar su manual en función de las necesidades de los productos a distribuir. Al adquirir una abonadora conviene tener presente la fiabilidad de dicha capacidad. La solicitud del manual, para comprobar que se ajusta a nuestras necesidades, y la fiabilidad del mismo, es de suma importancia y es lo primero que hay que hacer y analizar, cuando se pretenda adquirir una abonadora con criterios objetivos.

La abonadora, además del manual, debe ir acompañada de una caja de tamices para determinar e identificar la granulometría de los fertilizantes. 

Regulación de la abonadora
Lo realmente importante al regular una abonadora es que, además de conseguir distribuir una dosis determinada por hectárea, la distribuya uniformemente.

Aquí se detalla la regulación de las abonadoras de proyección, debido a su mayor implantación que las abonadoras de gravedad y neumáticas, y porque tienen exigencias más específicas para su regulación.

Para regular una abonadora en el campo, lo más rápido y efectivo es disponer de un manual fiable en el que esté recogido el abono que vamos a distribuir y sus características granulométricas. Mediante el manual se deberá reproducir en campo, siempre que las condiciones ambientales no difieran demasiado, las prestaciones de la abonadora en el mejor de los ensayos de laboratorio de las estaciones de ensayo, cuando se diseñó el grupo de distribución en base a las pruebas experimentales.

El fabricante de abonadoras deberá velar por mantener rigurosamente esa correspondencia en las prestaciones de todas sus unidades. 

 

Regulación de la abonadora para la distribuciónde abonos en agricultura