Pin It

Aquí se repasa cómo regular las abonadoras de Proyección para la distribuciónde abonos en agricultura, que son abonadoras más utilizadas en agricultura que las abonadoras de gravedad y neumáticas, y tienen exigencias más específicas para su regulación.

Para regular la dosis de las abonadoras de proyección las recomendaciones se han basado en la siguiente fórmula:

D (kg/ha)= Q(kg/min) x 600 / au(m) x v(km/h) Teniendo claro la dosis deseada (D) y conocida la anchura útil (au) o distancia entre pasadas y la velocidad de aplicación (v) podemos determinar el caudal necesario

(Q (kg/min) = D (kg/ha) x au(m) x v(km/h) / 600) que se necesita que fluya de la tolva al grupo de distribución. Encontrar la posición del índice sobre la escala que permita acertar con el mencionado caudal puede resultar difícil de realizar por una sola persona.

La velocidad de desplazamiento, con independencia de que se pueda leer directamente en el tractor, conviene determinarla en base a la expresión: v(km/h)=d(m)x3,6/t(s), donde (d) es una distancia definida en las condiciones de trabajo y (t) el tiempo en segundos que se tarda en recorrerla, y 3,6 es un factor de conversión de unidades.

Lo que realmente entraña dificultad práctica en campo, es determinar experimentalmente la anchura útil para obtener buenas distribuciones, pudiéndose dar el caso de no encontrarla, por carecer la abonadora del diseño adecuado.

Lo normal es regular la abonadora de acuerdo a las recomendaciones que el fabricante de la máquina recoge en su manual de instrucciones de uso y regulación.

Al realizar la regulación puede suceder:

1.- Que en el manual de uso y regulación se encuentre recogido un abono y sus propiedades granulométricas coincidan con las del abono que se pretende distribuir. Para regular la abonadora de acuerdo con el manual, además de haber comprobado que el abono está recogido en el manual, se debe verificar que los porcentajes de la granulometría del abono a distribuir coinciden con los porcentajes granulométricos del abono reflejado en el manual. Para ello, se debe disponer de una caja con tamices que permitirá realizar una clasificación de los granos de abono y determinar su porcentaje volumétrico. De coincidir seguiremos rigurosamente las recomendaciones del manual para ese abono.

2.- Que en el manual no esté recogido el abono a distribuir. Se pueden seguir las recomendaciones de regulación de alguno de los abonos del manual que más se parezca en sus propiedades físicas al que se desea distribuir. Pero no se conocerá, ni se tendrá garantías sobre la uniformidad real de la distribución.   

 

Regulación de las abonadoras de Proyección para la distribuciónde abonos en agricultura