Pin It

Factores a considerar para elegir los fertilizantes utilizados en Fertirrigación para cultivos agrícolas.

Cuando se vayan a utilizar fertilizantes en riego localizado hay que tener en cuenta distintos factores, unos relativos al abono y otros referidos a su utilización.

Las características básicas que deben reunir los fertilizantes para fertirrigación son
Solubilidad total en agua de los abonos sólidos. 
Pureza, pues si contienen materias inertes podrían producir obturaciones en los goteros. 
Bajo índice de sal, de forma que aumenten lo menos posible la salinidad del agua de riego, que se mide por la Conductividad Eléctrica (CE).

El consumo de abonos líquidos ha ido creciendo gracias a su facilidad de manejo, ahorro de mano de obra y posibilidad de poder fabricar una gran variedad de “fórmulas a medida”, adaptadas a las necesidades de cada cultivo.

Los microelementos pueden aportarse en fertirrigación mediante sales minerales inorgánicas que pueden reaccionar con la disolución nutritiva y precipitar, sobre todo en la corrección de carencias de hierro y manganeso. Por ello, es más habitual la utilización de quelatos.

El conocimiento de las posibilidades de mezcla de los fertilizantes utilizados en fertirrigación, facilita su manejo adecuado y evita precipitaciones que pueden dar origen a obturaciones.

Soluciones Madre 

Cuando se utilizan abonos sólidos, se disuelven los abonos previamente en los tanques de la instalación de riego, preparándose disoluciones concentradas o soluciones madre. Después se inyectan las disoluciones madre en las conducciones de riego.

Es recomendable utilizar en las disoluciones una concentración comprendida entre 100 y 150 g/l, en función de la temperatura del agua, no siendo conveniente bajar de 100 g/l para no sobredimensionar los tanques en que se prepara la solución madre.

Cuando se disuelven varios fertilizantes, los nitrogenados deben dejarse para el final, ya que al disolverse enfrían el agua lo que dificulta la dilución de los otros fertilizantes.

Soluciones Nutritivas 

Las soluciones nutritivas de riego deben contener los nutrientes que la planta necesita y pueden prepararse en la instalación de riego, con abonos simples o suministrarse mediante abonos complejos. 

Se debe bajar el pH del agua, con el fin de que el agua de la red de riego tenga un pH entre 5,5 y 6. Para conseguirlo se utilizan abonos de reacción ácida y si es necesario, ácido nítrico.

En las zonas donde las aguas están cargadas de bicarbonatos, que dan una reacción fuertemente alcalina, el empleo de ácido nítrico es habitual.

Se debe procurar que la Conductividad Eléctrica (CE) de la solución no sobrepase 3 dS/m, pues si es superior la salinidad podría afectar al desarrollo de los cultivos. 

 

Fertilizantes utilizados con Fertirrigación en agricultura