En determinadas zonas con riesgos, en agricultura ecológica, producción intergrada, agricultura de conservación, de precisón, etc., se han de respetar unas normas de fertilización y abonado impuestas propias del sistema de cultivo o zona.

Los sistemas productivos que conviven en la agricultura española son diversos. Cada sistema de cutivo tiene unas normas técnicas adacuadas para su correcta fertilización. Además en algunos sistemas prodeuctivos se deben respetar unas normas establecidas por la Administración.

Tienen que respetar una normativa legal en cuanto a la fertilización, específica para cada situación o técnica de cultivo, en los siguientes casos:

Las Zonas Vulnerables a la contaminación de las aguas por nitratos procedentes de fuentes agrarias.

Las explotaciones en las que se practica la producción integrada se tenen que abonar cumplientdo normas concretas.

Las fincas cuyos sistemas de cultivo se encuadran dentro de la producción ecológica (en total 9,6 millones de ha).

La agricultura de conservación, mínimo laboreo y siembra directa, ocupa unos 4 millones de ha, y por sus especiales características requiere una adaptación específica del abonado convencional.

La agricultura de precisión, que está en sus comienzos en España, tiene también sus formas de abonado característicos.

Todas ellas, tienen que respetar una normativa legal en cuanto a la fertilización, específica para cada situación o técnica de cultivo. 

 

La fertilización y los sistemas de cultivo - Abonado