Pin It

La Agricultura Ecológica así como su Fertilización y abonado están reguladas mediante el art. 12, apartado b del reglamento CE que define las prácticas agrícolas permitidas para la producción ecológica.

Dentro de las prácticas agrícolas permitidas, relacionadas con la fertilización, podemos reseñar las que se indican en el artículo 12, apartado b, del Reglamento (CE) nº 834/2007:

"La fertilidad y la actividad biológica del suelo deberán ser mantenidas o incrementadas mediante la rotación plurianual de cultivos que comprenda las leguminosas y otros cultivos de abonos verdes y la aplicación de estiércol animal o  materia orgánica, ambos de preferencia compostados, de producción ecológica".

La cantidad total de estiércol, no podrá exceder de 170 kg de N/ha x año de superficie agrícola empleada.

En el anexo I del Reglamento (CE) nº 889/2008 se indican los abonos fertilizantes y acondicionadores de suelo permitidos.

Entre ellos podemos citar:

Estiércol de granja, estiércol desecado, gallinaza deshidratada, mantillo de excrementos sólidos, excrementos líquidos, residuos domésticos compostados o fermentados, turba, deyecciones de lombrices, guano, mezcla de materias vegetales compostadas, productos y subproductos de origen animal y vegetal, algas, etc.

Fosfato natural blando, fosfato alumínicocálcico, escorias de defosforación.

Sal potásica en bruto, sulfato de potasio.

Vinazas, carbonato de calcio, sulfato de magnesio, sulfato de calcio, azufre elemental, microelementos, etc.

En relación a la absorción de los nutrientes por las plantas cultivadas hay que recordar que absorben nitrógeno principalmente en forma de anión nitrato, tras su transformación a este estado desde su forma amoniacal, provenga el nitrógeno bien de abonos orgánicos o minerales.

El fósforo lo toman en forma de anión fosfato, soluble en agua, proceda de donde proceda. El potasio lo absorben también siempre en forma de catión potasio. 

Agricultura Ecológica según la definición del Ministerio de Agricultura: El MARM la define como un compendio de técnicas agrarias que excluye normalmente el uso, en la agricultura y ganadería, de productos químicos de síntesis como fertilizantes, plaguicidas, antibióticos, etc, con el objetivo de preservar el medio ambiente, mantener o aumentar la fertilidad del suelo y proporcionar alimentos con todas sus propiedades naturales.

La superficie ocupada por la Agricultura Ecológica, en 2008 en España, es de unas 1.320 mil ha, de las que unas 950 mil están ocupadas por pastos, praderas, bosques y barbechos y el resto por distintos cultivos, sobre todo cereales, olivar y frutos secos. Por CC.AA. destaca Andalucía, con más de la mitad de la superficie, seguida de Castilla-La Mancha, Extremadura, Aragón y Cataluña.

La normativa que regula la agricultura ecológica es el Reglamento (CE) nº 834/2007 del Consejo desarrollado posteriormente por el Reglamento (CE) nº 889/2008 de la Comisión. En el Reglamento (CE) nº 834/2007 se especifican las normas de producción vegetal que regulan la agricultura ecológica y en el Reglamento (CE) nº 889/2008 se indican los fertilizantes y acondicionadores de suelo que pueden utilizarse, únicamente en la medida en que sea necesario.

La agricultura ecológica recibe ayudas económicas, diferentes según los cultivos y su control y certificación se lleva a cabo a través de los Comités de Agricultura Ecológica, dependientes de las Consejerías de Agricultura de las Comunidades Autónomas, u organismos privados autorizados.

 

Agricultura Ecológica - Fertilización y abonado