Agua del reventon nacimiento rio mundo chorros

El agua el Riego y los Regadíos en Agricultura - Generalidades. Datos de regadíos en España.

El agua representa casi las tres cuartas partes de la superficie de nuestro planeta y constituye un elemento imprescindible para la vida. Sabemos que sin agua no hay vida.

El nacimiento de la Agricultura como práctica cultural hace 10.000 años supuso un cambio radical en el comportamiento humano tras percibir que existía determinado tipo de plantas que podían ser cultivadas fuera de su entorno silvestre y ser consumidas.

La dependencia del agua para la producción agrícola es total y originalmente los cultivos estaban condicionados totalmente por la presencia de lluvia. La imperiosa necesidad del agua para el desarrollo de la actividad humana hizo que las civilizaciones antiguas se asentaran en los márgenes de los grandes ríos.

La Agricultura desarrollada en estas zonas comenzó a utilizar la experiencia adquirida con las crecidas periódicas de los ríos que suministraban agua a sus cultivos para realizar una Agricultura de regadío cada vez más perfeccionada. El método de riego originario consistía en aplicar el agua sobre la superficie y dejar que discurriera por gravedad, método que con el tiempo se fue perfeccionando con la incorporación de una red de distribución de agua más apropiada y un manejo del riego más racional. Este método, más perfeccionado por supuesto, aún se sigue utilizando masivamente en todo el mundo.

En las últimas décadas, el desarrollo tecnológico y científico ha permitido crear la infraestructura necesaria para adaptar los riegos a las necesidades de cada comunidad.

El perfeccionamiento de los sistemas de bombeo para dotar al agua de presión, el mejor conocimiento del comportamiento del agua tanto cuando circula en una red al aire libre como cuando circula dentro de una red a presión, el desarrollo de las técnicas de cultivo, el estudio de las necesidades de agua de los cultivos y una mejor comprensión del ciclo del agua, entre otros ámbitos del progreso del conocimiento humano, han permitido la creación de nuevas técnicas de riego que se han difundido y expandido extraordinariamente en los últimos 30 a 40 años.

España dispone actualmente de una superficie de regadío próxima a las 3.400.000 has. (hectáreas), superficie que representa cerca del 15% de la superficie cultivada total. En Andalucía existen hoy día unas 800.000 has. de regadío, aproximadamente un 23% de la superficie regada a nivel nacional. La Agricultura de regadío permite una mayor variedad de cultivos que en secano, especialmente en zonas de clima seco donde la falta de agua es el principal limitante de la producción.

En el regadío español destacan por cultivos de regadío los indicados en la siguiente relación de Cultivos y su % de cultivo en regadío: 

Arroz, flores y cítricos Aprox.  100
Hortalizas   95
Frutales   65
Cultivos industriales, algodón y remolacha   65
Forrajes   50
Cereales   30
Viñedo   22
Olivar   12

Sin embargo a pesar de la gran importancia que representa la Agricultura de regadío, una parte importante de los regadíos españoles, y también de los andaluces, se encuentran en un deficiente estado de conservación, adecuación y nivel tecnológico motivado principalmente por sistemas demasiado antiguos (ver tabla adjunta), a menudo obsoletos, y en los que prácticamente no se ha realizado mantenimiento lo que repercute en mayores costes en obras de mejora o rehabilitación. Se estima que un 45% de los regadíos españoles requieren obras de mejora, rehabilitación y modernización de infraestructuras para un mejor aprovechamiento del recurso agua. 

Años de Antigüedad % de la superficie total de regadío
Más de 200 años el  30%
Entre 90 – 200 años el  7%
Entre 20 – 90 años el  36%
Menos de 20 años el  27%

El agua, como elemento esencial para la vida, es un factor limitante en la producción de los cultivos.

El nacimiento de la Agricultura de regadío se originó como simple práctica cultural asociada a los ciclos naturales de los ríos y hasta hoy se ha perfeccionado con el avance de la ciencia y la técnica hasta sistemas de riego modernos y eficientes.

Así, los regadíos se convierten en una alternativa mucho más productiva, y económica y socialmente más rentable que la de secano, pero cuenta con el gran inconveniente de la escasez del recurso agua, más aún en un país de grandes desigualdades hídricas como España y en una región seca como Andalucía.

En España y también en Andalucía, la superficie de regadío crece constantemente y el uso de agua para sus cultivos se sitúa ya en torno al 80% del total. Este hecho, junto con unos aportes muy poco estables en el tiempo ha provocado importantes déficits de agua en el conjunto de la región a lo que es necesario poner solución con una eficaz política de gestión de los recursos hídricos.

Otra vía de actuación muy necesaria estriba en la mejora y modernización de infraestructuras en gran número de zonas con objeto de mantener regadíos competitivos y eficientes. El efecto positivo del regadío es evidente en el ámbito social, principalmente relacionado con un mayor empleo, y en el económico al representar gran parte de la producción final agraria con mucha menor superficie de cultivo. Sin embargo el impacto ambiental de los sistemas de regadío debe ser mejorado, contribuyendo a potenciar aspectos visuales y culturales de determinadas zonas y minimizando el impacto negativo de los mismos.

El agua el Riego y los Regadíos en Agricultura - Generalidades