riego por superficie

Ventajas e inconvenientes de Riego por superficie y diferentes sistemas de regadío por superficie en agricultura.

El riego por superficie es el método de riego más antiguo, conocido y aplicado durante miles de años en todo el mundo con técnicas muy diversas y diferentes niveles de perfeccionamiento.

Reúne un gran número y variedad de sistemas en los que el agua se aplica directamente sobre la superficie del suelo simplemente por gravedad o escurrimiento.  

Una de las principales características de estos riegos es que el propio suelo es el que actúa como sistema de distribución dentro de la parcela de riego, guiando el agua desde la zona próxima al lugar de suministro, denominada cabecera de parcela, hasta llegar a todos los puntos de ella.

A medida que el agua avanza a lo largo y ancho de la parcela, se va infiltrando en el suelo y pasando a la zona de raíces donde será almacenada y puesta a disposición de las plantas.

Finalmente el agua alcanza la cola de parcela, que es el lugar más lejano a la cabecera y donde normalmente llega más tarde.  

El agua puede llegar hasta la parcela por medio de cualquier sistema de distribución, bien por tuberías (normalmente a baja presión) o por una red de canales o acequias donde el agua circula por gravedad.

Sin embargo una vez que el agua está en cabecera, no es preciso dotarla de presión ya que se vierte sobre el suelo y discurre libremente, lo que supone evitar tener en parcela un complejo sistema de tuberías y piezas especiales para distribuir el agua a presión así como un ahorro de energía ya que no se precisan sistemas de bombeo.

Para distribuir el agua adecuadamente es muy frecuente disponer surcos o caballones que favorezcan la circulación o escurrimiento del agua sobre el suelo, a lo que también contribuye la pendiente que suelen tener las parcelas de riego por superficie en la dirección de escurrimiento del agua, aún cuando existen parcelas a nivel en las que la pendiente es cero.  

El riego por superficie es un método particularmente recomendable en terrenos llanos o con pendientes muy suaves en los que no sea preciso realizar una explanación del suelo, lo que es costoso y puede afectar negativamente al suelo.

Es el método de riego menos costoso en instalación y mantenimiento, además de que una vez que el agua llega a la parcela no existe coste en la aplicación del agua.

Sin embargo es el que de hecho utiliza el agua de forma menos eficiente, aún cuando con un adecuado diseño y manejo de los riegos pueden competir en eficiencia con otros métodos de riego como aspersión o localizado.

Dada la gran variedad de sistemas diferentes dentro de la aplicación del agua por gravedad, el riego por superficie puede aplicarse casi a la totalidad de cultivos, tanto anuales como leñosos, sembrados en línea (maíz, algodón, etc.), en marco amplio (como los árboles) u ocupando la totalidad de la superficie del suelo (caso de la alfalfa, por ejemplo). Simplemente deberá tenerse en cuenta que determinados tipos o sistemas de riego por superficie se adaptan mejor a determinados cultivos a la hora de decidir cuál implantar.

 

Ruego por superficie Regadío en agricultura