En función de la mayor o menor proporción de agua en los poros del suelo, y su disponibilidad para la planta se definen cuatro niveles de humedad.

Niveles de Humedad:

SATURACIÓN: cuando todos los poros están llenos de agua. 

LÍMITE SUPERIOR (LS): es un nivel de humedad que se consigue dejando drenar el agua de un suelo saturado. Este contenido de agua supone la mayor cantidad de agua que el suelo puede llegar a almacenar sin drenar.También se conoce como capacidad de campo (CC). 

LÍMITE INFERIOR (LI): si el suelo no recibe un nuevo aporte, la evaporación de agua desde el suelo y la extracción por parte de las raíces hacen que el agua almacenada disminuya hasta llegar a este nivel en el que las raíces no pueden extraer más cantidad. Aunque el suelo aún contiene cierta cantidad de agua, las plantas no pueden utilizarla. Se conoce también como punto de marchitamiento permanente (PMP). 

SUELO SECO: situación en que los poros del suelo están totalmente llenos de aire. El comportamiento del suelo como medio poroso frente a un determinado grado de humedad es muy similar al de una esponja.

Por ejemplo, una esponja totalmente seca sobre la que se vierte agua hasta saturarla (mojarla por completo); comenzará a soltar agua por la parte inferior simplemente por gravedad, hasta un momento en que no caiga más, estando entonces en una situación similar al de  límite superior. Si la esponja se presiona con fuerza para expulsar el agua, quedará con una humedad equivalente al de límite inferior, es decir, por más que se presione no se expulsa más agua, sin embargo todavía está ligeramente húmeda. Solamente se podría extraer el agua restante si la esponja se seca en una estufa, lo que sería análogo al suelo seco.

En un suelo ocurre de forma similar, y a medida que hay menos agua, la succión que ejerce el suelo sobre el agua es mayor, es decir, a la planta le cuesta más trabajo extraerla. Así pues, las plantas pueden extraer el agua del suelo desde el límite superior hasta el límite inferior de humedades, lo que se conoce como Intervalo de Humedad Disponible (IHD).

En la práctica, la mayor cantidad que el suelo puede almacenar y poner a disposición de las plantas y por lo tanto el que ellas pueden extraer es en torno al 70% de la cantidad de agua representada por el IHD.

Para poder programar los riegos de forma eficaz, es necesario conocer el nivel de humedad o cantidad de agua que tiene el suelo y los valores tanto de límite superior como de límite inferior. El contenido de agua en el suelo se puede determinar de forma directa utilizando muestras de suelo o bien de forma indirecta usando unos aparatos específicos. 

 

El agua en el suelo