El agua para las plantas es imprescindible para que estas realicen de forma correcta sus procesos vitales, se desarrollen y produzcan adecuadamente.

El agua forma parte de la estructura general de las plantas, actuando también como regulador de la temperatura de ellas.

El agua del suelo y las sustancias minerales disueltas pasan a la planta a través de las raíces, desde donde pasan al tallo que actúa como distribuidor hacia las hojas .

En las hojas se produce la transformación de los elementos minerales en materia orgánica a través de la fotosíntesis, para lo cual es necesario que dispongan de luz (radiación solar), anhídrido carbónico (CO2) del aire y agua.

La cantidad de agua requerida para realizar la fotosíntesis es sólo una parte muy pequeña del total del agua absorbida por la planta, mientras que otra pequeña parte queda en la planta para completar los procesos de crecimiento  El principal gasto de agua es la transpiración, proceso por el que el agua pasa desde la planta a la atmósfera en forma de vapor.

Para ello las plantas tienen en las hojas unas células especiales en forma de orificio llamadas estomas que son además el lugar por donde las plantas absorben el anhídrido carbónico (CO2) del aire necesario para la fotosíntesis.  

La cantidad de agua transpirada depende principalmente de los siguientes factores:
TIPO DE CULTIVO
CANTIDAD DE AGUA CONTENIDA EN LA PLANTA
RADIACIÓN SOLAR,TEMPERATURA Y HUMEDAD DEL AIRE Y LA VELOCIDAD DEL VIENTO (ambientes cálidos, secos o con vientos fuertes implican mayor transpiración)

Cuando el contenido de agua en la planta es suficientemente elevado, por ejemplo tras un riego, los estomas permanecen muy abiertos y la planta transpira gran cantidad de agua. En caso de que la planta sufra escasez de agua, los estomas tienden a cerrarse total o parcialmente para evitar una pérdida de agua por transpiración excesiva.

Esto también ocurre cuando la demanda evaporativa de la atmósfera es muy grande, como es el caso de días muy cálidos y secos o con mucho viento.

Si la cantidad de agua que pueden absorber las raíces es menor que la cantidad transpirada, la planta tiene un déficit de agua que puede ser soportado durante un periodo de tiempo sin producirse daños o disminuciones importantes de la producción; pero si el déficit de agua persiste durante un tiempo prolongado, los daños pueden llegar a ser importantes e incluso producir la muerte de la planta.

 

El agua en la planta. Uso del agua por la planta