El suelo agrícola es la base fundamental de la producción agrícola. El suelo es el medio encargado de soportar y sustentar a las plantas y a la multitud de organismos que conviven con ellas. También, es el "almacén" del que extraen el agua, el aire y los nutrientes que precisan para su desarrollo.

El suelo es un medio vivo y cambiante en el que interactúan dos procesos básicos para el ecosistema: uno de producción, para la generación de biomasa, y otro de descomposición de los restos de esta biomasa, que se van incorporando al suelo.

El conocimiento del suelo por el agricultor, en relación sus característica y propiedades físicos, biológicos y químicos, es necesario para poder realizar una correcta fertilización.

Tal vez una definición muy acertada de Suelo Agrícola sea la siguiente: Es la parte del suelo que gracias a su estructura y a su composición física y quimica permite asegurar un desarrollo adecuado de las plantas cultivadas por el agricultor.

 

El Suelo en la producción agrícola