La corrección del Ph de los suelos ácidos se realiza aportando calcio al suelo, lo que se conoce como encalado o enmienda caliza.

El encalado debe realizarse de forma progresiva, pues al aportar el calcio se favorece la destrucción de la materia orgánica. Si se hace muy de golpe puede producirse un "excesivo adelanto de capital" al mineralizarse la materia orgánica muy rápidamente. 

Las enmiendas cálcicas y magnésicas son tanto más efectivas cuanto más fina es su granulometría y mayor cantidad aportan de óxido de calcio o magnesio.

Se puede aportar el calcio de con diversos productos o formas. Los productos más utilizados son la caliza comercial, la cal viva o apagada y la dolomita, que tiene la ventaja de que además de aportar calcio aporta también magnesio.

Todos los productos que se utilicen se tienes que ajustar a los tipos, características y especificaciones del anexo I del R.D. 824/2005.

La dosis a emplear depende, sobre todo, de la textura y nivel de acidez del suelo. De forma práctica se puede decir que en un suelo arcilloso sería necesario triplicar la dosis respecto a la de un suelo arenoso. Existen talas que se exponen las necesidades medias de caliza para incrementar progresivamente el pH del suelo.

 

La corrección del Ph de los suelos ácidos agrícolad