El complejo arcilloso húmico está formado por partículas coloidales de arcilla y humus.

Los coloides son sustancias que al entrar en contacto con el agua quedan en suspensión. Si a esta suspensión se le añade una sal de calcio, la arcilla y el humus floculan, formando copos. Esto es lo que sucede en el suelo, que ambos han floculado formando el complejo arcillo- húmico.

La actividad química de un suelo depende de la importancia que tenga el complejo arcillo - húmico, es decir, de su contenido en arcilla, materia orgánica y calcio. Pero, también depende del tipo de arcillas, que tienen una estructura en forma de láminas. Si estas láminas están separadas presentan más superficie activa y los suelos tienen una mayor fertilidad.

 

El complejo arcilloso húmico de los suelos agrícolas