Está demostrado que el mínimo laboreo o laboreo reducido y la incorporación de los abonos verdes son prácticas respetuosas con el medio ambiente que aumentan los niveles de materia orgánica del suelo y su actividad biológica, mejoran la estabilidad del suelo y reducen el consumo de combustible.

Video sobre el proyecto TILMAN-ORG y comentario de F. Xavier Sans Serra, Coordinador del Grupo de Investigación Emergente Ecología de los Sistemas Agrícolas, Universidad de Barcelona.

El uso reiterado del laboreo profundo puede dañar la estructura y la biología del suelo.

El laboreo de conservación se practica con éxito en sistemas agrícolas convencionales en muchas partes del mundo. Sin embargo, estos sistemas de laboreo reducido o sin laboreo se basan en el uso de herbicidas para el control de las malezas y en la aplicación de fertilizantes minerales para la nutrición de las plantas. Por estas razones, el laboreo reducido constituye un reto para los agricultores ecológicos.

Durante los próximos tres años quince equipos de investigación de once países europeos, entre ellos España a través del Grupo de Investigación Ecología de los Sistemas Agrícolas (Universidad de Barcelona), investigarán, dentro del proyecto TILMAN-ORG ("Reduced tillage and green manures for sustainable cropping systems") y bajo la dirección del Instituto de Investigaciones para la Agricultura Ecológica (FiBL, Suiza), los sistemas con laboreo reducido en agricultura ecológica para encontrar estrategias que permitan disminuir la huella de carbono en los sistemas herbáceos extensivos e incrementar la productividad mediante el uso eficiente de los nutrientes.

El proyecto TILMAN-ORG forma parte de la primera convocatoria de investigación de los organismos de financiación nacionales que participan en el proyecto ERA-Net CORE Organic II (Coordinación de la Investigación Transnacional Europea sobre Alimentación y Agricultura Ecológicas).

 

El laboreo reducido y los abonos verdes