Pin It

 Gusano cabezudo, Capnodis tenebrionis L. - Plagas del Almendro

Gusano cabezudo, Capnodis tenebrionis L. - Plagas del Almendro

Descripción

El gusano cabezudo es un coleóptero polífago que puede afectar al almendro, a frutales de hueso e incluso de pepita como el membrillero y peral sobre pie de membrillero.

Los adultos pueden llegar a medir 3 cm siendo mayores las hembras que los machos. Son de color negro mate, y la parte anterior del dorso donde va empotrada la cabeza tiene relieves y está recubierto por una pruina blanca. Las alas anteriores (élitros) son muy duras, se estrechan progresivamente en su mitad posterior y acaban en punto de roma. La larva es de color blanco, con segmentos aplanados muy marcados, siendo el primer segmento muy ancho (de ahí el nombre de gusano cabezudo) y que se van estrechando hacia la parte posterior. Esta puede llegar a medir en su último estadio 6 cm de longitud.

Normalmente el ciclo completo dura 2 años, conviviendo larvas y adultos. En primavera los adultos dejan los refugios invernales del mismo árbol o de sus proximidades para dirigirse a la copa y alimentarse de las hojas y los brotes tiernos. En verano comienza la puesta, que normalmente la realiza en el suelo, cerca del árbol. Los huevos eclosionan y las larvas neonatas se dirigen a las raíces dónde también se encuentran larvas de la generación anterior, que han pasado el invierno y la primavera allí.

Durante el verano mueren los adultos invernantes y aparece una nueva generación de adultos procedentes de las larvas de la generación anterior, que suben a la copa para alimentarse hasta que en otoño se dirigen a los refugios para pasar el invierno.

Gusano cabezudo, Capnodis tenebrionis L. - Plagas del Almendro

1. Adulto 2. Detalle de adulto 4. Brote roido por adulto 3. Larvas 5. Daño y larva 86 Gestión Integrada de Plagas GUÍA DE ALMENDRO

Síntomas y daños

En las plantaciones afectadas se observan árboles aislados o rodales de árboles debilitados que acaban secándose. Los adultos, durante primavera y verano, comen hojas y roen la corteza de las ramillas, de manera característica, hasta que las anillan provocando su secamiento. Los daños de las larvas son mucho más graves, ya que se alimentan de las raíces durante todo el año, formando galerías en la zona subcortical, ocasionando un debilitamiento global del árbol, una disminución de la producción y también puede llegar producir su muerte.

Periodo crítico para el cultivo

Aunque durante todo el año las larvas se alimentan de la raíces, es a finales de verano cuando eclosionan los huevos y coexisten las dos generaciones de larvas. Ésta época también coincide con la emergencia de la nueva generación de adultos que se alimenta más vorazmente que la generación invernante.

Estado más vulnerable de la plaga

En estado adulto, la generación invernante antes de que realice la puesta y durante la emergencia de la nueva generación.

Seguimiento y estimación del riesgo para el cultivo

Decaimiento general del árbol. Observación de brotes tiernos, yemas y peciolos roídos por adultos, así como hojas en el suelo. En las raíces puede observarse serrín y galerías realizadas por las larvas.

Medidas de prevención y/o culturales

Se recomienda arrancar y quemar los árboles afectados, incluyendo el máximo de raíces. En parcelas con riesgo de ataque, si es posible, utilizar el riego a manta para evitar la puesta y destruir lo huevos y las larvas recién nacidas. Si se dispone de riego localizado, mantener la humedad en la base del tronco de los árboles durante el periodo de puesta.

Umbral/Momento de intervención

No existe umbral. Los días soleados y en calma de final de invierno y principios de primavera, con los árboles sin o muy poca protección foliar, son elegidos por los adultos invernantes para situarse en su parte alta para mordisquear los brotes. Este es un buen momento de tratar contra estos adultos. En los meses de julio y agosto se encuentra el máximo de adultos que emergen, siendo otro buen momento para intervenir y evitar que las hembras realicen las puestas en el suelo.

Medidas alternativas al control químico

Además de los medios señalados en este apartado, para minimizar el uso de los medios químicos, hay que considerar las medidas de prevención y/o culturales, pudiendo ser alternativas al control químico. Gestión Integrada 87 de Plagas ANEXO DE FICHAS DE PLAGAS

Medios biológicos: Existen algunos formulados de nematodos entomopatógenos.

Medios físicos: Uso de láminas de polietileno enterradas en torno a la base de los árboles para impedir que las larvas lleguen a las raíces.

Medios químicos: Se podrán utilizar los productos fitosanitarios autorizados en el Registro de Productos Fitosanitarios del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente. La lucha química se dirige a los adultos.

Bibliografía

EL GUSANO CABEZUDO (Capnodis tenebrionis L.). P. E. Rosado, M. González Núñez, A. Ortiz, E. Vargas, J. de la Cruz, E. Casadomet, H. K. Aldebis, S. Pérez Guerrero, F. Pérez Rojas, M. Senero, J. del Moral. 2012. Ed. Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente. (ISBN:978-84- 491-1231-7), 32 pp.

Investigación de métodos compatibles con la agricultura ecológica para el control del “Gusano cabezudo” (Capnodis tenebrionis) (Linnaeus, 1758)) Manuel González Núñez et al. Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente. Gobierno de España. 2012.

Manual práctico para el cultivo del almendro. Arquero, O.; Casado, B.; Khlifi, M.; Lovera, M.; Mamouni, A.; Navarro, A.; Oukabli, A.; Salguero, A.; Viñas, M. Instituto Andaluz de Investigación y Formación Agraria y Pesquera (IFAPA)  

Fuente y ver más en: Guía de Gestión Integrada de Plagas Almendro - Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente Secretaría General Técnica - MAGRAMA - España 2015: mapama.gob.es/es/agricultura/temas/sanidad-vegetal/guiadealmendroweb_tcm7-400290.pdf

Gusano cabezudo, Capnodis tenebrionis L. - Plagas del Almendro