Pin It

 Lepra o abolladura,Taphrina deformans, Berk Tul.- Plagas del Almendro

Lepra o abolladura,Taphrina deformans, Berk Tul.- Plagas del Almendro

Descripción

Es un hongo ascomiceto ampliamente distribuido, que afecta principalmente a melocotonero y nectarino, con menor gravedad el almendro y rara vez el albaricoquero.

Es una enfermedad que se manifiesta principalmente en las partes verdes de la planta. Causa unas deformaciones características en las hojas que alteran y debilitan el funcionamiento del árbol. Por esta sintomatología se la conoce con diferentes nombres comunes como lepra, abolladura, rizado de las hojas etc.

El hongo se mantiene durante el período invernal en las grietas de las ramas y entre las escamas de las yemas en forma de esporas (ascosporas y blastosporas). La contaminación se inicia cuando se abren las yemas vegetativas, si las condiciones de humedad y temperatura son adecuadas.

Las esporas (ascosporas y blastosporas) germinan e infectan los tejidos de las nuevas brotaciones. Las infecciones se incrementan durante este periodo si el tiempo es lluvioso, fresco y húmedo, porque el desarrollo del brote se produce más lentamente y se alarga el peligro de infección.

El desarrollo de la enfermedad se detiene con temperaturas altas, baja humedad relativa y una intensa radiación solar.

Lepra o abolladura,Taphrina deformans, Berk Tul.- Plagas del Almendro

1. Detalle hoja afectada 2. Detalle frutos afectados 3. Brote y frutos afectados

Síntomas y daños

El hongo provoca fuertes alteraciones en la formación de los tejidos en crecimiento. En las hojas, el micelio produce una hipertrofia que provoca unas ondulaciones características. También altera la clorofila, por eso le da una coloración rojiza. Las hojas acaban necrosándose y caen prematuramente. En los brotes tiernos que provienen de una yema infectada, se observa un crecimiento curvado, entrenudos cortos y un apelotonamiento de las hojas deformadas. El ataque en el fruto es poco frecuente, forma verrugas o abolladuras amarillentas o rojizas que pueden llegar a ocupar gran parte de la superficie del fruto. Las infecciones importantes producen defoliaciones prematuras, con el consiguiente debilitamiento del árbol.

Periodo crítico para el cultivo

Las humedades ambientales altas y las temperaturas suaves durante el inicio de la brotación son factores climáticos que favorecen su desarrollo.

Seguimiento y estimación del riesgo para el cultivo

Durante el ciclo vegetativo se debe realizar la observación visual de los síntomas en las hojas y los frutos. Realizar una valoración del riesgo según nivel de inóculo de la parcela (afectación del año anterior) y las condiciones meteorológicas que se den durante el período de máxima sensibilidad.

Medidas de prevención y/o culturales

Valorar la situación de las plantaciones, teniendo en cuenta que los fondos húmedos y las zonas con poca aireación pueden tener más afectación. Se recomienda la utilización de variedades menos sensibles a la enfermedad. En caso de tener ataques importantes de la enfermedad, se recomienda la destrucción de los órganos afectados, para reducir el inóculo.

Umbral/Momento de intervención

No hay establecido un umbral, los tratamientos son preventivos según riesgo de la parcela y las condiciones meteorológicas.

Medidas alternativas al control químico

Para minimizar el uso de los medios químicos, hay que considerar las medidas de prevención y/o culturales, pudiendo ser alternativas al control químico.

Medios químicos

Se podrán utilizar los productos fitosanitarios autorizados en el Registro de Productos Fitosanitarios del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente. Actualmente no hay medios químicos curativos, los tratamientos se realizan de forma preventiva para proteger el inicio de la brotación.

El número de intervenciones dependerá del historial de la parcela y de la climatología que haya durante los estadios fenológicos más sensibles a la dispersión del hongo:

  • El momento de máxima sensibilidad va desde la prefloración (estado C/D) al cuajado del fruto (estado H).
  • En caso de fuertes ataques, si las condiciones climáticas son favorables y los órganos son tiernos, las reinvasiones pueden ser graves.
  • En años de fuerte ataque, se puede realizar el tratamiento a caída de hojas para reducir inóculo.

Bibliografía

Enfermedades de los frutales de pepita y hueso. 2000. E. Montesinos, P. Melgarejo, M. A. Cambra, J. Pinochet. Monografía nº 3 de la Sociedad Española de Fitopatología (SEF). Ed.Mundi-Prensa. Ficha 76.

Taphrina deformans (Berk.) Tul. J. Collar Urquijo. Fichas de diagnóstico en laboratorio de organismos nocivos de los vegetales. Grupo de Trabajo de Laboratorios de Diagnóstico y Prospecciones Fitosanitarias. MAGRAMA

Manual de enfermedades de las plantas. I.M. Smith et al. Ediciones Mundi-Prensa

Manual práctico para el cultivo del almendro. Arquero, O.; Casado, B.; Khlifi, M.; Lovera, M.; Mamouni, A.; Navarro, A.; Oukabli, A.; Salguero, A.; Viñas, M. Instituto Andaluz de Investigación y Formación Agraria y Pesquera (IFAPA)

Sanitat vegetal en producció ecològica de l’ametller i l’avellaner. G. Barrios, J. Mateu y A. Aymamí. Ficha Técnica PAE núm 12. Generalitat de Catalunya. DAAM  

Fuente y ver más en: Guía de Gestión Integrada de Plagas Almendro - Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente Secretaría General Técnica - MAGRAMA - España 2015: mapama.gob.es/es/agricultura/temas/sanidad-vegetal/guiadealmendroweb_tcm7-400290.pdf

Lepra o abolladura,Taphrina deformans, Berk Tul - Plagas del Almendro