Pin It

Barrenador de la madera del peral, Xyleborus dispar

Barrenador de la madera del peral, Xyleborus dispar F.; las hembras taladran la madera para comenzar la fabricación de una nueva galería, formando un orificio de unos 2 mm de diámetro, del que sale serrín fresco.

Descripción de Barrenador de la madera del peral, Xyleborus dispar

Esta plaga polífaga se desarrolla en la madera de varias especies de árboles en el noroeste de España. El Xyleborus dispar es un escarabajo que debe su nombre (”dispar”) a la gran diferencia de tamaño existente entre los dos sexos.

El macho mide unos 2 mm, y no tiene alas membranosas, por lo que no puede volar. La hembra, de forma más alargada, mide alrededor de 3,5 mm y sí puede hacerlo. Ambos son de color negro o marrón brillante, con el pronoto con una elevación a modo de joroba.

Las larvas son ápodas, de color blanco amarillento y cabeza marrón.

Barrenador de la madera del peral, Xyleborus dispar

Biología

Las hembras del Xyleborus aparecen en marzo y abril, cuando las temperaturas diurnas alcanzan unos 20ºC. La hembra busca una nueva planta huésped en la que excava una galería y realiza la puesta.

Las larvas se alimentan exclusivamente de un hongo del género Ambrosia que ha sido sembrado por la hembra cuando excava la galería y que se desarrolla recubriendo las paredes de la misma.

La ninfosis tiene lugar en junio y los adultos eclosionan en julio-agosto. Después, permanecen en diapausa dentro de las galerías hasta la primavera siguiente. Al final del invierno, los machos fecundan a sus hermanas, y éstas salen de su vieja galería en busca de nuevas plantas-huésped.

Los machos no salen de las galerías y mueren a los pocos días del apareamiento, desarrollando todo su ciclo vital en ellas. Normalmente, presentan una sóla generación por año. Se trata de una plaga polífaga, pero muestra especial predilección por los perales.

Síntomas y daños de Barrenador de la madera del peral, Xyleborus dispar

Las hembras taladran la madera para comenzar la fabricación de una nueva galería, formando un orificio de unos 2 mm de diámetro, del que sale serrín fresco que las hace fácilmente detectables a finales del invierno o principios de la primavera.

A medida que las larvas se desarrollan en la galería durante el verano, aparecen chancros característicos alrededor del orificio de entrada, y se producen pudriciones de la madera y necrosis de las ramas atacadas, que se secan por completo.

En principio las hojas marchitas permanecen sobre las ramas afectadas, dando apariencia de ataque de Fuego bacteriano. En ataques más antiguos, las hojas finalmente caen y la madera queda totalmente ennegrecida.

Este insecto coleóptero ataca a los árboles más débiles, pero también lo hace sobre árboles sanos, siendo el coleóptero el que los enferma con infecciones fúngicas que aparecen después. La acción conjunta de los insectos y las afecciones fúngicas afecta a los árboles llegando incluso a matarlos si el ataque es muy severo, por ejemplo si hay varias galerías por árbol, o si las galerías afectan al tronco principal.

Los ataques son más severos y generalizados en plantaciones que pueden estar más débiles por alguna de las siguientes razones: plantaciones de vigor escaso o excesivamente controladas por reguladores del crecimiento, plantaciones nuevas, plantaciones afectadas anteriormente por Pseudomonas syringae, árboles afectados por Fuego bacteriano.

Período crítico para el cultivo

El momento de mayor riesgo de ataque coincide con el período de vuelo de las hembras, en los meses de marzo y abril.

Seguimiento y estimación del riesgo para el cultivo

El momento más fácil de detectar árboles afectados por la plaga es durante el verano, cuando los síntomas son más patentes. Si la plaga está presente en la parcela, se puede determinar fácilmente el momento de inicio de vuelo de las hembras, mediante la instalación de trampas cebadas con alcohol (mezcla de alcohol y agua a partes iguales).

Las trampas deben instalarse al final del invierno, en cuanto se alcancen temperaturas diurnas próximas a los 20ºC.

En parcelas afectadas de años anteriores es necesario inspeccionar los árboles en busca de nuevos orificios de penetración, para conocer el nivel de daños.

Medidas de prevención y/o culturales

En plantaciones con ataques importantes de años anteriores, adoptar medidas que favorezcan un mayor vigor de los árboles: evitar la aplicación de reguladores del crecimiento, abonar adecuadamente para revitalizar los árboles.

Sanear los árboles afectados en el momento de la poda, durante el invierno, eliminando las ramas afectadas, retirándolas y quemándolas.

Quemar la madera afectada es fundamental, ya que sólo el fuego puede alcanzar y destruir los insectos que se encuentran profundamente escondidos en el interior de sus galerías.

Umbral/Momento de intervención

Si se detectan más de un 1% de árboles afectados, deben adoptarse medidas de control.

Medidas alternativas al control químico

Además de las medios señalados en este apartado, para minimizar el uso de los medios químicos, hay que considerar las medidas de prevención y/o culturales, pudiendo ser alternativas al control químico.

Medios biotecnológicos

El método de captura masiva, con trampas cebadas con alcohol al 50%, instalando al menos 8 trampas por hectárea, puede ser suficiente para reducir los daños a niveles económicamente aceptables.

Medios químicos

En el momento de la publicación de la guía no hay tratamientos químicos autorizados para éste uso en el cultivo.

Bibliografía con información de Barrenador de la madera del peral, Xyleborus dispar

7.inra.fr/hyppz/species.htm

La defensa de las plantas cultivadas. R. Bovey. Ediciones Omega S.A.

Plagas y enfermedades de las plantas cultivadas. F. Domínguez García-Tejero. Ediciones Mundi- Prensa.

Fuente y referencia: Publicación del Ministerio de Agricultura de España, Guia de Gestión Integrada de Plagas en Frutales de Pepita. Madrid 2014.

 

Barrenador de la madera del peral, Xyleborus dispar F., descripción, daños y control integrado