Podredumbres blancas de la raiz, Armillaria mellea y Rosellinia necatrix

Podredumbres blancas de la raiz, Armillaria mellea y Rosellinia necatrix, los daños consisten en la destrucción física de las raíces, lo que provoca el debilitamiento y muerte de las plantas infectadas.

Descripción de Podredumbres blancas de la raiz, Armillaria mellea y Rosellinia necatrix

Se trata de hongos muy polífagos, descritos sobre gran número de especies leñosas, Se pueden encontrar en todo tipo de suelos aunque tienen preferencia por los pesados con tendencia al encharcamiento.

Pueden vivir de forma saprofita en el terreno sobre los restos vegetales, por lo que suelos con contenido orgánico alto le son favorables. Si encuentra un huésped en condiciones de debilidad penetrara en los tejidos de la raíz a través de las heridas, a partir de entonces la raiz es colonizada interiormente atacando primero la corteza y luego el leño.

Se desarrollan bien en suelos con elevada humedad por lo que el riego localizado y las plantaciones intensivas favorecen su propagación, también necesitan elevados niveles de oxigeno y materia orgánica por lo que su actividad se centrará en las capas superficiales del suelo. Son un problema importante en el caso de replantaciones de frutales.

Podredumbres blancas de la raiz, Armillaria mellea y Rosellinia necatrix

Síntomas y daños de Podredumbres blancas de la raiz, Armillaria mellea y Rosellinia necatrix

Ambos hongos presentan los mismos síntomas sobre la parte aérea, variando según la forma en la que son invadidas las raíces y correspondiéndose a su vez con los mismos síntomas de cualquier alteración radicular.

Finalmente los daños consisten en la destrucción física de las raíces, lo que provoca el debilitamiento y muerte de las plantas infectadas como consecuencia de la destrucción de su sistema radicular.

Cuando parte de la raíz ha sido dañada por el hongo, los primeros síntomas se observan en la parte aérea del árbol, produciéndose un debilitamiento vegetativo, falta de crecimiento de las ramas y los brotes en primavera, clorosis y disminución en la calidad y cantidad de frutos.

A finales de verano, previamente a la caída de la hoja se producirá un amarillamiento o enrojecimiento precoz produciéndose una defoliación prematura. El límite extremo de esta sintomatología supondría la muerte rápida del árbol cuando el hongo invade totalmente el sistema radicular o coloniza el cuello de la planta.

En el caso de A. mellea, las raíces desprenden un característico olor a hongo, presentando un pardeamiento y posterior ennegrecimiento de la corteza, que se abarquilla separándose con facilidad y permitiendo observar a simple vista placas blanquecinas compactas, a modo de fieltro que se forman por la acumulación de micelio.

En el caso de R. necatrix las raíces de los árboles afectados se observara la presencia de un micelio blanco lanoso que con el tiempo se vuelve gris o parduzco y en la superficie, en las grietas de la corteza es posible observar los esclerocios.

Periodo crítico para el cultivo

Todo el ciclo vegetativo.

Seguimiento y estimación del riesgo para el cultivo

En otoño, se marcaran los árboles que manifiesten enrojecimiento o amarillamiento precoz con defoliación prematura, posteriormente mediante observación visual y/o análisis de muestras de los tejidos afectados, se puede determinar el agente causante puesto que esta sintomatología es común cuando existen problemas de podredumbres de raíz o mal de cuello.

Medidas de prevención y/o culturales

El control de estas enfermedades en plantaciones establecidas es realmente difícil, debido a su localización y al hecho de que los primeros síntomas pasan desapercibidos, por lo tanto se recomienda adoptar una serie de medidas encaminadas a evitar la infestación del terreno y eliminar cuando sea posible, las condiciones ambientales que favorecen su desarrollo:

• Drenaje y limitación del riego en terrenos pesados.

• Limitación del laboreo a la capa superficial y fuera de la zona de goteo para evitar heridas en el sistema radicular en plantaciones establecidas.

• Evitar replantar inmediatamente después del arranque, planteando una alternativa con cultivos herbáceos durante al menos 4-6 años.

• Moderado aporte de materia orgánica, utilizando estiércol bien descompuesto que no contenga muchas partes leñosas o restos vegetales sin deshacer.

Umbral/Momento de intervención

Presencia de árboles con síntomas.

Medidas alternativas al control químico

Para minimizar el uso de los medios químicos, hay que considerar las medidas de prevención y/o culturales, pudiendo ser alternativas al control químico.

Medios químicos

Se podrán utilizar los productos fitosanitarios autorizados en el Registro de Productos Fitosanitarios del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

Los productos químicos que existen en la actualidad, son poco eficaces para el control de estas enfermedades.

Bibliografía con información de Podredumbres blancas de la raiz, Armillaria mellea y Rosellinia necatrix

Enfermedades de los frutales de Pepita y de Hueso. Sociedad Española de Fitopatología. Ediciones Mundiprensa.

7.inra.fr/hyppz/species.htm

La defensa de las plantas cultivadas. R. Bovey. Ediciones Omega S.A. Plagas y enfermedades de las plantas cultivadas. F. Domínguez García-Tejero. Ediciones Mundi- Prensa.

Peral. Control Integrado de Plagas y Enfermedades. J.Garcia de Otazo, J. Sió, R. Torá y M. Torá. Agro Latino S.L.

Fuente y referencia: Publicación del Ministerio de Agricultura de España, Guia de Gestión Integrada de Plagas en Frutales de Pepita. Madrid 2014.

 

Podredumbres blancas de la raiz,Armillaria mellea Vahl Kummer y Rosellinia necatrix Prillieux, descripción, daños y control integrado