Minador de hojas de cítricos, Phyllocnistis citrella

Minador de hojas de cítricos, Phyllocnistis citrella Stainton, das hojas afectadas se deforman y necrosan parcialmente, llegando en ataques severos a caer.

Descripción de Minador de hojas de cítricos, Phyllocnistis citrella

Los adultos realizan la puesta en las hojas muy pequeñas de los brotes tiernos en desarrollo y las larvas se desarrollan mientras crecen las hojas. Además, el minador puede hacer galerías en tallos de brotes tiernos y, muy esporádicamente, también en frutos, aunque en estos órganos no completa el desarrollo ya que no puede realizar el pliegue para pupar.

En las hojas en desarrollo las larvas realizan galerías sinuosas subepidérmicas tanto en el haz como en el envés. Las galerías formadas son producidas al alimentarse en la zona de las células epidérmicas que se hallan debajo de la cutícula. De esta manera se produce una separación de la epidermis y el parénquima que es ocupada por aire y excrementos de la larva, produciendo un brillo característico en las hojas.

Realiza la pupa en un pliege del lateral de la hoja.

Minador de hojas de cítricos, Phyllocnistis citrella

Síntomas y daños de Minador de hojas de cítricos, Phyllocnistis citrella

Las hojas afectadas se deforman y necrosan parcialmente, llegando en ataques severos a caer. Además de la pérdida de superficie foliar inmediata, las hojas afectadas caen antes de lo normal, especialmente cuando el porcentaje de superficie minada supera el 50%.

El daño que produce el minador de la hoja está relacionado con la proporción de superficie foliar del árbol que destruye. La incidencia del minador sobre el desarrollo vegetativo del árbol depende de la edad de los árboles, así como la abundancia y distribución de las sucesivas brotaciones que se producen a lo largo del año. Cuanto más joven es un árbol, más le afecta el ataque de esta plaga, dado que los árboles jóvenes acumulan menor cantidad de reservas que los adultos.

Las plantas de vivero y los plantones son por tanto los cítricos más susceptibles al minador. Se considera que el minador no tiene influencia en el crecimiento, desarrollo de brotes y cosecha si la superficie foliar minada con respecto al total es inferior al 20%. En las condiciones ambientales de un clima típico mediterráneo el daño que produce el minador a las hojas nuevas producidas en verano y otoño es importante, pero este daño tiene poca influencia en el balance anual de hojas y por lo tanto en la productividad de árboles adultos en plena producción, ya que representa una baja proporción de la producción total anual de hojas de la planta.

Por otra parte los daños que produce el minador a las brotaciones de verano y otoño afectan muy poco a las pautas de brotación y floración de la primavera siguiente en las parcelas.

Periodo crítico para el cultivo

La población de minador sufre un fuerte incremento poblacional entre mayo y julio, alcanzando su máximo en agosto. Después desciende acusadamente y vuelven a sufrir un último incremento al final del año, en noviembre. En la brotación de primavera, la más importante del año, apenas se detectan daños.

Estado más vulnerable de la plaga

En el campo se encuentran siempre todos los estadios de desarrollo mezclados. Los tratamientos se realizan para controlar las larvas, que son difíciles de combatir por encontrarse protegidas en el interior de la mina o galería que producen bajo la epidermis de la hoja, por lo que se requieren plaguicidas capaces de alcanzarlas en esos lugares.

Seguimiento y estimación del riesgo para el cultivo

El método se basa en la observación de 100 brotes tiernos (4 por árbol), estimando el porcentaje de dichos brotes con presencia de síntomas o larvas vivas.

Umbral/Momento de intervención

No se recomiendan tratamientos en árboles adultos en plena producción. Se aconseja tratar sólo injertadas, plantones y árboles en desarrollo. El umbral de intervención en ellos es del 10 al 30% de brotes infestados.

Medidas alternativas al control químico

Medios biológicos

El himenóptero parasitoide Citrostichus phyllocnistoides,que se introdujo en la Península Ibérica en 1998, se encuentra actualmente como parasitoide dominante del minador en todos los cítricos españoles y de la cuenca mediterránea en general. Otro himenóptero parasitoide, Ageniaspis citricola, se mantiene sólo en zonas de invierno muy suave como las Islas Canarias.

Medios químicos

En principio se recomienda tratar con plaguicidas sólo los plantones, sobreinjertos y árboles en desarrollo hasta 5 o 6 años de edad. Los tratamientos pueden aplicarse por tres vías según el producto, a las hojas, al tronco y al agua de riego. Las aplicaciones foliares tienen una persistencia escasa, de 10 a 15 días. Es aconsejable aplicar siempre aceite mineral mezclado con los otros plaguicidas ya que mejora la eficacia. El tratamiento deberá realizarse en presencia de abundantes brotes en sus primeras fases de crecimiento, con hojas de 1 a 3 cm de longitud, ya que son éstas las únicas protegidas por la acción de los plaguicidas.

El pintado del tronco con insecticida protege todas las brotaciones que se producen en el árbol por un periodo de 45 a 60 días. Se recomienda realizarlo en plantones de 1 a 4 años a una dosis de 1 a 4 cm3 respectivamente por árbol. Tiene el inconveniente de que puede producir fitotoxicidad.

El tratamiento al agua de riego es sobre todo adecuado cuando las parcelas están en riego por goteo y el producto puede aplicarse a la cuba abonadora o directamente a la zona de goteo. La dosis a aplicar y la persistencia que se consigue son similares a las citadas para el pintado del tronco. Para el éxito de este sistema es fundamental que exista una circulación intensa de savia desde las raíces hacia los brotes y en consecuencia algunos factores que reducen dicha circulación pueden disminuir la eficacia del tratamiento.

Se podrán utilizar los productos fitosanitarios autorizados en el Registro de Productos Fitosanitarios del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

Bibliografía con información de Minador de hojas de cítricos, Phyllocnistis citrella 

Garcia Marí, F. 2012. Plagas de los cítricos. Gestión Integrada en países de clima mediterráneo. Ed. Phytoma. Valencia. 556 pp.

gipcitricos.ivia.es/area/plagas-principales. “Gestión Integrada de Plagas de Cítricos”, Ed. por Urbaneja A., Catalán J., Tena A., Jacas, J., http://gipcitricos.ivia.es, 2014.

Página web del registro de productos fitosanitarios: magrama.gob.es/ca/agricultura/ temas/sanidad-vegetal/productos-fitosanitarios/ fitos.asp.

Fuente y referencia: Publicación del Ministerio de Agricultura de España, Guía de Gestión Integrada de Plagas de Cítricos. Madrid 2014

 

Minador de hojas de cítricos, Phyllocnistis citrella Stainton, descripción, daños y control integrado