Glifodes del Olivo

Glifodes del Olivo o polilla del jazmín, palometa - Palpita vitrealis Rossi, en plantones producen deformaciones y retrasos del crecimiento, las larvas se alimentan de brotes tiernos y también de los frutos en verano si no hay brotes.

Descripción

Este insecto está presente de forma generalizada en nuestras comarcas olivareras si bien solo la ocurrencia de altas poblaciones hace necesario adoptar medidas de control.

El adulto es una mariposa de color blanco uniforme que alcanza los tres cm de envergadura.

Las larvas recién nacidas son de color amarillento, virando a verde brillante a medida que crecen y alcanzando los dos cm de longitud en su máximo desarrollo. Se diferencian de otras larvas defoliadoras del olivo por su tonalidad uniforme y translúcida.

Se suceden varias generaciones solapadas, pudiendo encontrarse cualquiera de los estados durante todo el año. No obstante en invierno su evolución se ralentiza significativamente. La explosión poblacional suele producirse en primavera-verano y en menor medida en otoño, coincidiendo con temperaturas más templadas y un mayor crecimiento vegetativo.

Las larvas unen las hojas apicales con sedas y se refugian en su interior para alimentarse de ellas. En el caso de plantones producen deformaciones y retrasos del crecimiento. En verano, si no hay brotes tiernos, las larvas pueden alimentarse de los frutos, especialmente cuando estos se presentan pareados. (Tomado de Bejarano et al., 2011)

Glifodes del Olivo

Síntomas y daños

Afecta principalmente a los árboles jóvenes en formación, sobre todo en olivares intensivos o super-intensivos. Durante durante los primeros años de crecimiento pude provocar daños graves por retraso de crecimiento y dificultad de entutorado.

En verano, si no hay brotes tiernos, las larvas pueden alimentarse de los frutos, especialmente cuando estos se presentan pareados.

Seguimiento y estimación del riesgo para el cultivo

– Selección de la parcela de muestreo
Si el olivar es homogéneo (en cuanto a condiciones ambientales: climatología, suelo), el muestreo que se realice sería válido para una superficie de 300 ha. Iniciar los muestreos al detectarse los primeros daños y determinar el alcance de los mismos.

– Número de árboles en cada parcela de muestreo
10 árboles homogéneos.

– Número unidades de muestreo secundarias
10 brotes seleccionados en todas las direcciones.

– Trampas que deban utilizarse: descripción, número y modo de uso.
De manera opcional, se pueden colocar trampas delta con placa adhesiva y feromona, para hacer un seguimiento del vuelo de adultos. No obstante, preguntar antes a los servicios técnicos de la Administración correspondiente, puesto que en algunas comarcas olivareras este tipo de trampa no ha funcionado bien.

– Definición de las variables que se miden
Se anotará el número de brotes atacados, y la variable es “Porcentaje de brotes atacados = (Nº de brotes atacados / Nº de brotes observados) por 100”

– Época de muestreo
Durante primavera y verano principalmente.

Medidas de prevención y/o culturales

Si se detecta presencia de esta plaga, las siguientes medidas preventivas son recomendables: No abusar de abonos nitrogenados o del riego, para evitar que aumenten los brotes tiernos

Umbral/Momento de intervención

Se recomienda hacer un tratamiento químico al llegar al siguiente umbral:

En olivos menores de 4 años, cuando hay presencia de daños recientes en brotes.

Los olivos adultos pueden soportar muy bien el ataque de glifodes, sin necesidad de hacer tratamientos. Sólo, cuando hay un porcentaje elevado de brotes con daños, y se prevea que, por ausencia de brotes tiernos, las larvas pueden atacar el fruto, sería recomendable un tratamiento

Medidas alternativas al control químico

Además de los medios señalados en este apartado, para minimizar el uso de los medios químicos, hay que considerar las medidas de prevención y/o culturales, pudiendo ser alternativas al control químico.

Medios biológicos En olivares donde no hay un uso intensivo de insecticidas químicos, es frecuente el parasitismo por parte de parasitoides autóctonos.

Medios químicos

Se podrán utilizar los productos fitosanitarios autorizados en el Registro de Productos Fitosanitarios del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

Es importante insistir en que el olivo adulto aguanta muy bien la presencia de glifodes sin necesidad de hacer un tratamiento químico. Pero si fuese necesario se aconseja tener una cubierta vegetal viva, para reducir el impacto que puedan ocasionar en la entomofauna útil.

A la hora de seleccionar los medios de control se priorizaran siempre las medidas de prevención y/o culturales, seguidas por el resto de medidas alternativas al control químico y por último los medios químicos.

Bibliografía

Bejarano-Alcázar, J. D. Rodríguez-Jurado, J.M. Durán-Álvaro, M. Ruiz-Torres, M. Herrera-Mármol (2011). Unidad Didáctica 5. Control de enfermedades y plagas en producción integrada del olivar. En: Producción Integrada de Olivar, pp 55-90. Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera. Junta de Andalucía. Sevilla.

Fuente y referencia: Publicación del Ministerio de Agricultura de España, Guia de Gestión Integrada de Plagas en Olivar. Madrid 2014

 

Glifodes del Olivo o polilla del jazmín, palometa - Palpita vitrealis Rossi