Pin It

La Fertilización o abonado del Cáñamo Cannabis sativa, parte del trabajo "Manejo del Cultivo del Cáñamo (Cannabis sativa)", referenciado abajo.

Fosforo y Potasio. El cáñamo tiene una respuesta muy moderada a la aportación de P y K, aunque éste último mejora las características cualitativas de la fibra para la industria textil.

Para ambos nutrientes la fertilización debe limitarse, por tanto, a restituir las exportaciones del cultivo, que equivalen, para una producción de 10 Tm de tallos secados al aire, a 50 – 60 kg de Fósforo/ha, considerando la cuota de insolubilización, y a una dosis igual de Potasio K2O, sólo en las situaciones de carencia de este nutriente (LÓPEZ, 2002).

El Nitrógeno favorece fuertemente el desarrollo vegetativo y aparentemente el desarrollo vegetativo y aparentemente, por tanto, su aportación resultan de particular utilidad. Sin embargo, su influencia en el rendimiento de tallo es frecuentemente modesta, mientras incrementa el desarrollo del aparato foliar y sobre todo la humedad en la fase final del crecimiento. Esto dos factores suponen más dificulta para operación de recolección.

Por otro lado, si se aplica el Nitrógeno en exceso puede resultar peligroso porque favorece el encamado y el tronchamiento de la planta. En general también el Nitrógeno aumenta la mortalidad y en consecuencia el diámetro y altura de las plantas supervivientes, el aumento del diámetro empeora la relación superficie – volumen de los tallos y puede disminuir el contenido porcentual de corteza.

En la mayoría de las situaciones la aportación de Nitrógeno puede estar comprendida entre 80 – 120 kg/ha (LÓPEZ, 2002).

 

Autor: Tonino Hernández Caballero
Curso: textiles - Docente: Ingº Fausto Silva Cárdenas
Ciclo: II – 2009. - Tingo Maria – Perú - 2009.
Universidad Nacional de La Selva -  Facultad de Agronomía - Departamento Académico de Ciencias Agrarias
Leer más

 

Fertilización o abonado del Cáñamo Cannabis sativa