Pin It

 

Nutrición del Girasol  - Necesidades y papel de los nutrientes y micronutrientes

 

La Nutrición del cultivo del Girasol  y sus Necesidades nutricionales y papel de los nutrientes, micronutrientes o microelementos, y carencias.

Para conseguir un buen desarrollo del cultivo del girasol y una producción abundante de pipas con elevado contenido de aceite, a su vez de buena calidad, es necesario una buena alimentación mineral de la planta.

En el caso del girasol se puede destacar:

El nitrógeno es necesario para un buen desarrollo vegetativo de la planta y es indispensable para la formación de las cabezuelas y el llenado de los aquenios. Sin embargo, el exceso de nitrógeno provoca un desarrollo excesivo de la vegetación (menor índice de cosecha) y retraso de la maduración.

El fósforo favorece el cuajado de los frutos y estimula su maduración.

El potasio, en equilibrio con el nitrógeno y el fósforo, favorece la actividad fotosintética influyendo notablemente en el rendimiento y en el contenido de grasa.

El azufre es un elemento esencial para la formación de la coenzima A, básica para la formación de los triterpenos, ergosterol, lanosterol, cimosterol, etc. Por esta razón, las plantas oleaginosas, medicinales, aromáticas, resinosas, laticíferas, etc., responden particularmente bien a la presencia de azufre asimilable en el suelo (Urbano, 2002).

Entre los microelementos, el girasol es un cultivo exigente en boro, del que absorbe más de 400 g/ha. Este elemento interviene en la biosíntesis de la lignina y de las sustancias pécticas.

Necesidades y absorción de nutrientes a lo largo del ciclo del cultivo

Las cantidades absorbidas por el cultivo dependen de la presencia y dinámica de los nutrientes, en forma asimilable, en el suelo y del rendimiento de las cosechas.

En el girasol, el producto comercial corresponde a pipas con el 9% de humedad (9º), 2% de impurezas y 44% de grasa.

Las necesidades de nutrientes para formar las cosechas, incluidas los restantes órganos de la planta en suelos de fertilidad media, son del siguiente orden expresadas en
kg. de nutriente por 1.000 kg. de pipa comercial:  
Nitrógeno = 30-40 kg.
Fósforo = 15-20 kg. P
2O5
Potasio = 30-40 kg. K
2O  

Debido a la actuación de los restantes factores edafoclimáticos, no es posible establecer una relación unívoca entre absorción de los nutrientes y cosecha obtenida. Por esta razón, con las cifras anteriores se propone una horquilla para utilizar la cifra menor (mayor eficiencia de los nutrientes) en suelos fértiles y años de climatología favorable y la cifra mayor (peor eficiencia del nutriente), en suelos mediocres y  difíciles condiciones climáticas. Entre ellas, se pueden interpolar condiciones intermedias.

Deficiencias nutritivas

Aparte de las generales comunes para todos los macronutrientes, quizás las deficiencias nutritivas más significativas para el girasol son las que se producen por falta de boro.

La carencia de este elemento produce deformaciones y presencia de manchas pardo rojizas en las hojas que llegan a necrosarse.

También la aparición de grietas en los tallos que provocan, en casos severos, la caída de las cabezuelas.

En casos menos severos, pueden producirse fallos en el cuajado de los frutos que rellenan irregularmente las cabezuelas con descensos importantes de los rendimientos. 

 

Nutrición del Girasol  - Necesidades y papel de los nutrientes y micronutrientes