Pin It

 

Abonado del Girasol  - Recomendaciones, dosis, momentos, forma y Programa de fertilización

 

Recomendaciones para el abonado del girasol , dosis, momentos, forma de realizar las aplicaciones en el cultivo y Programa de fertilización.

Aunque en España, el girasol se fertiliza muy poco e, incluso, en muchos secanos no recibe ninguna fertilización, confiando en que su profundo sistema radicular capture buena parte del nitrógeno residual de los fertilizantes aportados a cultivos anteriores (generalmente cereal), es una planta que agradece el aporte de fertilizantes, respondiendo con buenos incrementos de cosecha, siempre que la humedad del suelo no actúe como factor limitante del rendimiento.

Cálculo de la dosis

Para el cálculo de la dosis deberá tenerse en cuenta el balance de cada uno de los nutrientes (entradas y salidas), al igual que con cualquier otro cultivo.

La diferencia entre las salidas y las entradas de nutrientes debe compensarse con los fertilizantes.

Si se utilizan fertilizantes orgánicos en la rotación, habrá que restar el contenido de nutrientes que estos lleven, teniendo en cuenta el tiempo necesario para la mineralización del nitrógeno del fertilizante orgánico.

Es frecuente, en agricultura de conservación y en agricultura integrada, recomendar dosis de abonado mediante formulaciones simplificadas que tienen en cuenta las partidas más importantes del balance (generalmente las exportaciones netas de la cosecha) y los aportes con los fertilizantes (minerales y orgánicos). Se trata de formulaciones aproximadas que se recomienda ajustar durante el desarrollo del cultivo, de acuerdo con la marcha de la climatología y su repercusión sobre la actividad biológica del suelo.

Épocas y momentos de aplicación

Para mejorar su eficiencia y reducir riesgos medioambientales, no conviene aplicar todo el nitrógeno en una sola vez, por lo que es recomendable, con fertilizantes convencionales, aportar en presiembra una cantidad que suele variar entre el 30% y el 50% del nitrógeno necesario, e incorporar el resto en cobertera.

En cambio, puede aportarse todo el fósforo y el potasio en presiembra, con lo que, si se actúa así, las coberteras se harían sólo con nitrógeno.

La dosis de fondo o de presiembra puede aplicarse en el momento de la siembra si se utiliza una máquina sembradora-abonadora o una sembradora para siembra directa que también aporte el abono.

Las aplicaciones de coberteras pueden reducirse a una sola aplicación en los casos de bajos rendimientos o hacer dos aplicaciones para rendimientos más elevados. En estas situaciones, no conviene hacer aportes tardíos en cobertera para no retrasar la maduración de los aquenios. La primera cobertera se realizará en el estado de cinco pares de hojas (estado B10) y la segunda, en el caso en que se haga este segundo aporte, al inicio de la floración en estado F1, es decir, el botón floral se inclina y las flores liguladas son perpendiculares a la masa central del capítulo)

Forma en que se aportan los elementos nutritivos (mineral/orgánica)

Si se aportan fertilizantes orgánicos (estiércoles, purines, RSU, lodos de depuradora, etc.) en algún momento de la rotación de cultivos, se restarán de las necesidades señaladas, los nutrientes que presumiblemente vayan a liberarse en el suelo durante los meses de cultivo del girasol, para lo que será necesario conocer la composición del fertilizante orgánico y el tiempo previsto para su mineralización.

Si no se utilizan fertilizantes orgánicos, se aportarán las necesidades establecidas citadas a continuación, mediante fertilizantes minerales, simples o compuestos.

En el caso del girasol, puede ser una buena norma aplicar en presiembra un complejo NPK, de equilibrio acorde con las necesidades, y con boro en caso de carencia de este elemento, y en cobertera un fertilizante nitrogenado simple. Para este último, puede recomendarse urea, para uso general, nitrosulfato amónico para suelos calizos, salitrosos o deficientes en azufre, y en el caso de suelos neutros o ácidos, nitrato amónico cálcico.

Programas de fertilización De acuerdo con las consideraciones anteriores, a modo orientativo, diferentes programas de abonado mineral: .

Programas de fertilización del girasol para diferentes producciones (P) y clases de suelos:

Regadío con producción superior a 3.000 kg/ha
PRESIEMBRA O DE FONDO:
- suelo fertilidad media = 300 kg/ha NPK 9-18-27
- suelo pobre en fósforo = 350 kg/ha NPK 8-24-24
- suelo pobre en potasio = 350 kg/ha NPK 8-10-30
COBERTERA En los tres casos: 150 kg/ha NAC 27 + 100 kg/ha NAC 27

Regadío con producción entre 2.000 y 3.000 kg/ha
PRESIEMBRA O DE FONDO:
- suelo fertilidad media = 200 kg/ha NPK 9-18-27
- suelo pobre en fósforo = 250 kg/ha NPK 8-24-24
- suelo pobre en potasio = 250 kg/ha NPK 8-10-30
COBERTERA En los tres casos: 200 kg/ha NAC 27

Secano con producción entre 1.000 y 2.000 kg/ha
PRESIEMBRA O DE FONDO:
- suelo fertilidad media = 150 kg/ha NPK 9-18-27
- suelo pobre en fósforo = 150 kg/ha NPK 8-24-24
- suelo pobre en potasio = 150 kg/ha NPK 8-10-30
COBERTERA En los tres casos: 150 kg/ha NAC 27

Secano con producción inferior a 1.000  kg/ha
PRESIEMBRA O DE FONDO:
- suelo fertilidad media = 100 kg/ha NPK 9-18-27
- suelo pobre en fósforo = 100 kg/ha NPK 8-24-24
- suelo pobre en potasio = 100 kg/ha NPK 8-10-30
COBERTERA En los tres casos: 100 kg/ha NAC 27

En suelos básicos o salinos, sustituir el NAC 27 por nitrosulfato amónico 26. En caso de utilizar urea 46, dividir las cantidades de NAC 27 por 1,7

 

Abonado del Girasol  - Recomendaciones, dosis, momentos, forma y Programa de fertilización