Estas son las recomendaciones de abonado en el cultivo de Remolacha azucarera con macronutrientes y micronutrientes, macreoelementos y microelementos. Y fertilización orgánica y enmiendas.

MACROELEMENTOS O MACRONUTRIENTES en el cultivo de remolacha azucarera.

En general, las recomendaciones están basadas en el contenido en nutrientes asimilables del suelo, y en la respuesta de la remolacha a dichos elementos. Existen muchos factores que pueden variar el resultado final, si bien las recomendaciones se realizan para obtener rendimientos altos. A continuación, se exponen las consideradas por AIMCRA Asociación de Investigación para la Mejora del Cultivo de la Remolacha Azucarera, para el nitrógeno, fósforo y potasio.

Necesidades de abonado:
Abonado con Nitrógeno en el cultivo de la remolacha - Recomendaciones
Abonado con Fósforo en el cultivo de la remolacha - Recomendaciones
Abonado con Potasio en el cultivo de la remolacha - Recomendaciones

Para el resto de elementos, calcio, magnesio, azufre y sodio no se realizan recomendaciones, pues se considera que los suelos en general tienen suficiente cantidad para las necesidades de la remolacha azucarera

 

MICROELEMENTOS O MICRONUTRIENTES en el cultivo de remolacha azucarera

En general, los suelos donde se siembra remolacha tienen cantidad suficiente para las necesidades de la remolacha azucarera.

No obstante, el incremento continuado de los rendimientos requerirá cada vez mayores cantidades de micronutrientes, que si no se aportan adecuadamente, puede acelerar el agotamiento de las reservas del suelo.

En algunas parcelas pueden aparecer deficiencias en algún microelemento, pudiendo deberse a su bajo contenido en el suelo o a problemas de asimilación (pH, interacciones con otros elementos, etc.).

Aunque en textos científicos están descritos los síntomas carenciales, es necesario realizar un análisis del material vegetal para confirmar las deficiencias.

Para el caso particular del boro, un contenido de 2 ppm en el suelo es suficiente para la remolacha. Cuando las concentraciones en el limbo son inferiores a 30 ppm, se pueden presentar deficiencias. Para los suelos con bajo contenido o si aparecen síntomas carenciales, es recomendable aplicar 2 kg/ha de boro soluble. La pulverización foliar se debe realizar antes del cierre de líneas. 

 

FERTILIZACIÓN ORGÁNICA Y ENMIENDAS en el cultivo de remolacha azucarera

La incorporación al suelo de enmiendas orgánicas, abonos verdes, enterrado de rastrojos,  etc., incrementa la materia orgánica, mejora la estructura y supone un aporte adicional de nutrientes asimilables para el cultivo.

Estos nutrientes deben considerarse cuando se va a realizar el plan de fertilización de cada parcela.

Para la corrección del pH del suelo, en su caso, se aplicarán enmiendas calizas o magnésicas.

 

Abonado con Macroelementos y micreolementos en Remolacha Azucarera - Recomendaciones