Nematodo de Quiste de los Cereales, Heterodera avenae

Nematodo de Quiste de los Cereales, Heterodera avenae, las plantas afectadas por rodales, reducen el desarrollo de raíces, alcanzan menor tamaño, reducen el ahijamiento y toman aspecto raquítico.

Descripción de Nematodo de Quiste de los Cereales, Heterodera avenae

Estos nematodos microscópicos presentan un fuerte dimorfismo sexual. Las hembras son de forma alimonada y su tamaño varía 0,3-0,6x0,55-0,75 mm. Los machos en cambio son transparentes, vermiformes y miden entre 1 y 1,4 mm de longitud. Los huevos son ovalados y las larvas, vermiformes, mudan cuatro veces.

Este nematodo se caracteriza por la transformación del cuerpo de la hembra madura muerta en un quiste que contiene numerosos huevos en su interior. El quiste es la estructura de supervivencia en el suelo y dispersión del nematodo.

El ciclo vital de H. avenae comprende una sola generación durante el ciclo de cultivo. Los huevos en el interior del quiste contienen los juveniles de segunda edad (J2). Los J2 que emergen al eclosionar los huevos son móviles e invaden la raíz de las plantas de numerosas gramíneas entre las que trigo, cebada, y avena sufren los daños más importantes. La alimentación de los J2 en el interior de la raíz determina la formación del estado adulto y la diferenciación sexual del nematodo.

La hembra fecundada contiene los huevos y al final del ciclo de la planta muere y forma el quiste de color oscuro. Los ataques por este nematodo son mas severos en suelos ligeros, de textura arenosa que en otros tipos de suelo. Heterodera avenae se dispersa pasivamente con gran facilidad mediante el desplazamiento de los quistes por la maquinaria agrícola, el ganado o el calzado, y también por el agua de lluvia o de riego, así como por el viento.

Nematodo de Quiste de los Cereales, Heterodera avenae

Síntomas y daños de Nematodo de Quiste de los Cereales, Heterodera avenae

Es una plaga que se presenta en rodales más o menos irregulares.

Las plantas afectadas alcanzan menor tamaño, reducen el ahijamiento y toman aspecto raquítico.

La invasión de las raíces por este nematodo da lugar a síntomas inespecíficos en la parte aérea, que son similares a los causados por diversos estreses bióticos o abióticos, como amarillez, marchitamiento y reducción del crecimiento. Los síntomas en el sistema radical son más específicos.

El desarrollo de las raíces se reduce significativamente; en ellas aparecen numerosos y pequeños puntos blanquecinos que se corresponden con el lugar donde está establecido el nematodo, de los que parten numerosas raíces secundarias que dan un aspecto general de “enmarañado”.

Período crítico para el cultivo

La plaga se instala sobre el cultivo desde la nascencia y afecta al desarrollo de las raíces durante todo el ciclo, no obstante la sintomatología se hace más visible en las fases de crecimiento rápido como es el periodo de encañado.

Seguimiento y estimación del riesgo para el cultivo

La plaga tiene una movilidad muy baja, por lo que el muestreo es válido únicamente para la parcela muestreada.

Será suficiente con el seguimiento visual basado en la sintomatología de los daños sobre el cultivo en el periodo desde la nascencia hasta el encañado y se comprobará la presencia de nematodos en laboratorio sobre muestras de suelo y planta tomadas de los rodales afectados después de lavar bien las raíces. Puede ser interesante delimitar los rodales afectados.

Medidas de prevención y/o culturales

Las medidas de control de esta enfermedad son de carácter preventivo. El diagnóstico y detección del nematodo en un cultivo permite la toma de decisiones para cultivos subsiguientes.

Rotaciones de cultivo, evitando el monocultivo de cereal. Incorporar si es posible, cultivos a la rotación que reduzcan la densidad de población de la plaga como alfalfa, remolacha, colza, maíz, sorgo, veza o lenteja.

Realizar siembras poco profundas para obtener plantas más vigorosas. Realizar la siembra en fechas que no coincidan con la eclosión de las larvas. En zonas de inviernos fríos se deben evitar siembras tardías de otoño, pero en zonas de inviernos menos rigurosos es preferible retrasarlas.

Un pase de rodillo compactador, antes o después de la siembra, dificulta la actividad de la plaga y puede favorecer al cultivo.

Eliminar ricios de trigo y gramíneas sensibles en los periodos intercultivos.

Utilizar variedades tolerantes /resistentes de trigo de ciclo corto como Vitorino, Mapeña o Peñalon, si se adaptan a la región, en combinación con rotaciones de cultivos no huésped.

Umbral/Momento de intervención

No se ha establecido.

Medidas alternativas al control químico

Para minimizar el uso de los medios químicos, hay que considerar las medidas de prevención y/o culturales, pudiendo ser alternativas al control químico.

Medios químicos

En el momento de publicación de la guía, no existen tratamientos químicos autorizados para este uso en el cultivo de cereal.

Criterios de selección de métodos de control

Detectado el problema con el cultivo establecido, un pase de rodillo compactador puede aliviar la situación y se programarán las medidas preventivas y culturales para futuras campañas.

Bibliografía con información de Nematodo de Quiste de los Cereales, Heterodera avenae

Alvarado, M. y Morillo, F. 1978. Plagas del trigo. Hojas divulgadoras 7-78.

Palomares-Rius, J. E., Archidona-Yuste, A., y Jiménez Díaz, R. M. 2014. Nematodos fitoparásitos en cultivos herbáceos extensivos. Tierras-Agricultura 218: 42-50.

Fuente y referencia: Publicación del Ministerio de Agricultura de España, Guia de Gestión Integrada de Plagas Cereales de Invierno. Madrid 2015.

 

Nematodo de Quiste de los Cereales, Heterodera avenae, descripción, daños y control integrado