Crisomélido del cereal, Oulema melanopa

Crisomélido del cereal, Oulema melanopa L., las larvas dañan las hojas quedan con bandas blancas transparentes pudiéndolas dañar completamente, afectando a la cantidad y calidad de la cosecha.

Descripción de Crisomélido del cereal, Oulema melanopa

La forma adulta de este coleóptero crisomélido es un pequeño escarabajo de entre 4 y 5 mm de longitud. La cabeza, el abdomen y los élitros son de un color negro azulado metálico y brillante, mientras que el pronoto (primer segmento del tórax) es naranja oscuro. Los élitros presentan una decena de estrías de puntos cada uno. Las antenas, compuestas por 11 artejos, son negras, al igual que el final de las patas, el resto de las cuales son del mismo naranja oscuro que el pronoto.

Los huevos miden 1 mm aproximadamente, tiene forma de bastón y son de color amarillo. Las larvas tienen el cuerpo fusiforme, son de color amarillo sucio y están recubiertas por una sustancia mucosa formada por sus propios excrementos.

Al llegar la primavera, los adultos emprenden el vuelo, siendo muy activos y alimentándose de todo tipo de gramíneas. En abril-mayo se acoplan y comienza la puesta de huevos, normalmente en el haz de las hojas, en hilera siguiendo el nervio principal. Este proceso dura hasta el mes de junio. A los diez días tras la puesta los huevos eclosionan y las larvas comienzan a alimentarse de la epidermis del haz y del parénquima, respetando la epidermis del envés y haciéndolo en una línea recta entre dos nervios paralelos.

Al finalizar su desarrollo, descienden al suelo y se entierran a 4-5 cm de profundidad, transformándose en ninfas a los 10-15 días. Los adultos inmaduros, con los élitros todavía blandos, emergen de la tierra avanzado el verano para alimentarse como lo hacían las larvas. A la llegada del otoño se agrupan en árboles viejos, restos vegetales u otros refugios donde pasan el invierno inactivos.

Crisomélido del cereal, Oulema melanopa

Síntomas y daños de Crisomélido del cereal, Oulema melanopa

El mayor daño es el producido por las larvas. Las hojas quedan con bandas blancas transparentes (epidermis del envés) que luego se van secando, pudiendo llegar a verse dañada la hoja al completo. Esto ralentiza el crecimiento de la planta y reduce la cantidad y calidad de la cosecha.

La plaga es frecuente en cualquier zona cerealista, pero en escasas ocasiones produce pérdidas de cosecha significativa. En los últimos años, en nuestro país solamente hay citas de daños importantes en Canarias.

Período crítico para el cultivo

El cultivo es sensible a la plaga desde el momento de aparición de las larvas hasta la maduración del grano.

Seguimiento y estimación del riesgo para el cultivo

Los muestreos que se realicen solamente son válidos para la parcela muestreada, aunque resultan indicativos de la situación de la plaga y pueden servir de alerta para el resto de la zona. Debe estimarse la presencia de larvas en las hojas recorriendo la parcela. Generalmente son más abundantes en el borde de la parcela.

Umbral/Momento de intervención

No se ha establecido umbral de intervención.

Medidas de prevención y/o culturales

Como medidas preventivas se enumeran:

- Practicar rotaciones de cultivo puede reducir las poblaciones, si bien la movilidad del adulto es grande y pueden llegar desde zonas lejanas donde han pasado el invierno.

- Adelantar la maduración, utilizando variedades precoces puede reducir el daño al final de ciclo.

- El laboreo del suelo al principio del verano puede limitar la población eliminando ninfas y adultos inmaduros al exponerlos al sol y a la sequedad.

Medidas alternativas al control químico

Para minimizar el uso de los medios químicos, hay que considerar las medidas de prevención y/o culturales, pudiendo ser alternativas al control químico.

Medios químicos

Se podrán utilizar los productos fitosanitarios autorizados en el Registro de Productos Fitosanitarios del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

Una vez detectada la plaga sobre el cultivo establecido, solamente se puede controlar por medios químicos. Se recurrirá a tratamientos insecticidas cuando la población sea elevada.

Criterios de selección de métodos de control

Se priorizan las medidas preventivas y los métodos de control culturales.

Las aplicaciones insecticidas van dirigidas contra las larvas y resultan muy eficaces, si bien solo en el caso de fuertes ataques se debe recurrir a ellos.

Bibliografía com ás información de Crisomélido del cereal, Oulema melanopa

F. Dominguez. 1993. Plagas y enfermedades de las plantas cultivadas. Ediciones Mundi Prensa.

D. Afonso, S. Perera. 2010. Plagas y enfermedades en el cultivo del trigo. Información técnica del Servicio de Agricultura y Desarrollo Rural del Cabildo de Tenerife.

Fuente y referencia: Publicación del Ministerio de Agricultura de España, Guia de Gestión Integrada de Plagas Cereales de Invierno. Madrid 2015.

 

Crisomélido del cereal, Oulema melanopa, descripción, daños y control integrado