Pie negro de cereales, Gaeumannomyces graminis

Pie negro de cereales, Gaeumannomyces graminis Walker, las plantas severamente infectadas son fáciles de arrancar del suelo debido a que las raíces son cortas, quebradizas y de color oscuro, se pudren y se rompen.

Descripción de Pie negro de cereales, Gaeumannomyces graminis

Es una infección tipo “mal de pie”, ya que el micelio se instala en la base de la planta, afectando tanto a la parte más baja del tallo como a la parte superior de las raíces. El micelio está formado por hifas de color marrón, que constituyen una especie de costra.

La fuente principal del hongo son los residuos de cultivo infestados en el suelo. El hongo sobrevive mejor en los residuos cuando el contenido en nitrógeno del suelo es alto. Hifas marrones del hongo crecen de los residuos, a través del suelo, y tras la germinación sobre la superficie de las raíces, incluso corona y tallos. El hongo se extiende de planta a planta a lo largo de la estación de crecimiento. Forman unas estructuras reproductivas con forma de botella en las vainas foliares de las plantas infectadas.

Pie negro de cereales, Gaeumannomyces graminis

Síntomas y daños de Pie negro de cereales, Gaeumannomyces graminis

Los síntomas son más obvios durante la maduración de la espiga, cuando los tallos y las espigas de las plantas enfermas se vuelven pálidas o blancas, comparadas con el color verde normal de las espigas de las plantas sanas de alrededor.

Las plantas dañadas se presentan en rodales dispersos que varían en tamaño desde unos pocos centímetros hasta varios metros. Las plantas severamente infectadas son fáciles de arrancar del suelo debido a que las raíces son cortas, quebradizas y de color oscuro, que se pudren y se rompen.

La pudrición seca de color negromarrón también se extiende hacia la corona y la parte inferior del tallo con crecimiento fúngico superficial, brillante oscuro. Las plantas infectadas de forma tardía sufren daños únicamente en la raíz.

Período crítico para el cultivo

Generalmente inviernos y primaveras lluviosos que producen encharcamiento debilitan las plantas y favorecen la instalación del hongo.

Seguimiento y estimación del riesgo para el cultivo

El muestreo realizado en una parcela es únicamente válido para esa parcela. No existen tratamientos curativos eficaces, por lo que la detección de la enfermedad servirá de base para programar las medidas preventivas con vistas a la siguiente campaña.

La enfermedad puede detectarse desde el encañado del trigo, no obstante al tratarse de un muestreo lento y no existir tratamientos curativos, no está justificado. Por el contrario, las observaciones visuales en precosecha, cuando se inicia la maduración y el color de las plantas vira de color verde a amarillo es mucho más fácil de realizar. El cambio de color en las primeras plantas puede ser indicador de la enfermedad, así se arrancarán las plantas, incluidas las raíces, se lavarán con agua para retirar la tierra y se observarán para comprobar la presencia del hongo. Una lupa de bolsillo o cuentahilos puede ayudar a su determinación.

El objetivo del muestreo es cuantificar plantas afectadas (tallos o espigas) en relación a las sanas pudiendo obtenerse la incidencia para la parcela, o para los rodales y se realizará al inicio de maduración (cambio de color de la espiga de verde a amarillo).

Medidas de prevención y/o culturales

Las medidas preventivas propuestas en las parcelas donde se han detectado daños son:

- Rotación de cultivos. Evitar la repetición de cultivos de cebada y trigo.

- Incluir cultivos en la rotación que rompan el ciclo de la enfermedad como sorgo, avena, patata, girasol y barbecho.

- Laboreos que permitan la aireación del suelo.

- Realizar un laboreo de suelo que favorezca el drenaje y evitar la compactación de suelo.

- Evitar las siembras precoces de otoño (anteriores al 25 de octubre).

- No utilizar dosis de siembra elevadas. - Eliminar las hierbas sensibles, incluido el ricio de trigo en el periodo intercultivo.

Umbral/Momento de intervención

No está establecido ningún umbral porque tratamientos curativos no resultan eficaces.

Medidas alternativas al control químico

Para minimizar el uso de los medios químicos, hay que considerar las medidas de prevención y/o culturales, pudiendo ser alternativas al control químico.

Medios químicos

En el momento de publicación de la guía, no existen tratamientos químicos autorizados para esta plaga en el cultivo de cereal.

Criterios de selección de métodos de control

No existe tratamiento curativo contra la enfermedad. Ante la detección del problema, debe actuarse con las medidas preventivas anteriormente descritas.

Bibliografía con información de Pie negro de cereales, Gaeumannomyces graminis

Varios. 2010. Productos y tratamientos recomendados para el tratamiento de las enfermedades del cereal. Navarra Agraria nº 180.

Fuente y referencia: Publicación del Ministerio de Agricultura de España, Guia de Gestión Integrada de Plagas Cereales de Invierno. Madrid 2015.

 

Pie negro de cereales, Gaeumannomyces graminis Walker, descripción, daños y control integrado