Apio

Apio, origen y generalidades, así como su taxonomía, y descripciones botánicas, morfológicas, fisiológicas y ciclo biológico o agronómico.

Origen y generalidades del Apio
Con el nombre de apio se conoce a la especie que se consume por sus hojas. Por tanto no se incluye al apio-nabo o apio-rábano aprovechado por su raíz, aunque pertenezcan a la misma especie.
Es un cultivo que se conoce desde hace muchos años. Su origen se sitúa en la cuenca del Mediterráneo, aunque existen otros dos centros de origen secundarios: el Cáucaso y el Himalaya. En la antigüedad era utilizado por sus propiedades diuréticas , curativas y depuradoras de la sangre.
Surge como cultivo hortícola en el siglo XVI en Italia. Principalmente era utilizado como planta aromática de sopas, menestras, etc.
Actualmente se consume en fresco, hervido o para dar sabor a los caldos y guisos. Otro uso que se le da a la planta de apio es de uso industrial. Se puede utilizar para la extracción de aceites, como polvo para elaborar pastas, en conservas, etc.

Encuadramiento taxonómico del Apio
Umbelliferae Juss. Apium graveolens L.

Descripción botánica del Apio
Plantas autógamas de porte erecto o ascendente y de hasta 1,5 m de altura, lampiñas, con la raíz primaria fusiforme o tuberiforme y el tallo fistuoso y muy ramificado.
Hojas imparipinnadas, oblongadas u obovadas y de 7-18 x 3,5-8 cm. Foliolos 5-7 por hoja, peciolulados, ovados o suborbiculares, de 2-4,5 x 2-5 cm y con el borde dentado 3-lobulado. Pecíolos asurcados y de 3-26 cm.
Flores con pedicelos de 2-5 mm en umbelas opositifolias sésiles o con pedúnculos de hasta 2 cm. Bráceas y bracteolas ausentes. Pétalos blancos o verdosos y de unos 0,5 x 0,5 mm. Mericarpos suborbiculares o elípticos y de 1-2 x 0,6-0,8 mm. Carpóforo bífido. Semillas aristadas. 2n = 22. Se cultiva por sus hojas y tallos que se comen como verduras en ensaladas. Multiplica por semillas. Regiones templadas.
Dentro de la especie Apium graveolens L. se diferencian tres variedades botánicas:
- Apium graveolens L. var dulce Pers. Apio de penca o acostillado.- Este tipo de apio se utiliza para en fresco en ensaladas y tambien para formar parte de hervidos o dar sabor a los caldos..
- Apium graveolens L. var rapaceum D.C. Apio-nabo o apio-rábano.- Variedad que se aprovecha por su hinchamiento globoso y carnoso de las raíces.
- Apium graveolens L. var secalinum Aref. Apio de pecíolos huecos.- Solo utilizado para guisos.

Caracteres morfológicos del Apio
Nos centraremos en la descripción del apio acostillado por ser el más usual en España.
Es una plana bianual. Su raíz es pivotante y posee un sistema radicular secundario y adventicio muy abundante. Este sistema secundario es superficial.
Al principio, el tallo se encuentra encogido, formando una roseta de hojas, alternas y con unos peciolos carnosos ligeramente ensanchados y surqueados por una especie de cordones de consistencia algo más dura.
El limbo de la hoja es bipinnado y tripinnado. Las hojas más internas desarrollan menos las pencas y aparecen muy unidas unas a otras. Esta aglomeración recibe el nombre de corazón del apio.
En el segundo año el tallo se alarga llegando a los 100 cm de altura. En su parte superior se encuentran las inflorescencias en forma de umbelas compuestas. Las flores son blanquecinas.
La autopolinización es habitual, aunque debido a la protandria, también es usual la fecundación cruzada.
Los frutos son diaquenios de tamaño muy pequeño, de color marrón. En su estructura poseen unos canales resiníferos que producen aceites esenciales y que les confieren un olor característico.
En un gramo se pueden contener hasta 2540 semillas, con una capacidad germinativa media de 5 años.

Caracteres fisiológicos del Apio
Durante el primer año de crecimiento, el cultivo desarrolla ampliamente el sistema foliar. En el segundo año se alarga el tallo y da lugar a la floración. Es vernailante obligada.
Se ha comprobado que este cultivo presenta una larga y compleja latencia. Esta condicionado por un equilibrio hormonal y por las condiciones de determinados factores del clima: la luz, la temperatura y la humedad. Además se ha comprobado que las variedades que presentan mayor resistencia a la subida a flor prematura son las que presentan una latencia más acusada.
Para romper la latencia de las semillas de apio se puede utilizar ac. Giberelico, junto con otras fitohormonas en el caso que fuesen necesarias.
En las siembras de verano es necesario sombrear el terreno para que no ocurran problemas en la germinación y en la nascencia.
Se puede utilizar el ac giberélico en forzado para conseguir mejorar el crecimiento de la planta y así adelantar la recolección. La aplicación de esta sustancia se debe realizar con cuidado, ya que si se aplica en demasía o en unas fechas inadecuadas pueden ocasionar problemas.
La subida a flor prematura se produce cuando se someten las plantas durante dos semanas a la acción de bajas temperaturas, menores a 10 ºC. Se ha admitido que para que tengan efecto las temperaturas vernalizantes, la planta debe alcanzar una cierta madurez, 14-18 días.
Es posible vernalizar las semillas mediante la aplicación de temperaturas de 7 º C durante 20 días. También es posible romper este efecto si se someten posteriormente a altas temperaturas.
En producciones precoces se consigue evitar la subida a flor prematura si se interrumpe la luminosidad de la noche y se mantienen las temperaturas por encima de los 10 ºC.
Si se bañan las plantas en ac giberelico a una determinada concentración después de la recolección, se previenen las podredumbres en el almacenamiento.
Las temperaturas óptimas de germinación son de 21 ºC, aunque el intervalo de temperaturas aceptables es bastante amplio 5-30 ºC. Para una buena nascencia necesita temperaturas elevadas.
Las temperaturas óptimas de desarrollo están entre 15-20 ºC. Si se producen ligeras heladas, la epidermis de la parte superior de las pellas se desprende. Las heladas intensas son muy peligrosas.
Es un cultivo que se adapta bien a todo tipo de terrenos y es sensible a la salinidad.

Ciclo biológico o agronómico del Apio
Los ciclos de cultivo más frecuentes en España se pueden dividir en :
- Cultivo de exportación: Es el más extendido en el área mediterránea de España. La siembra se realiza en semilleros en los meses de julio y agosto. El transplante de estos semilleros se realiza en los meses de septiembre y noviembre y la recolección se realiza de forma escalonada desde los meses de diciembre hasta primeros de abril. Si se quiere alargar la recolección hasta el mes de junio se tiene que recurrir a cultivo protegido.
- Cultivo normal: La siembra se lleva a cabo una vez que ha pasado el riesgo de bajas temperaturas. El transplante se realiza dos meses más tarde y la recolección se escalona entre el verano y el otoño.

 

Achicoria, taxonomía, y descripciones botánicas, morfológicas, fisiológicas y ciclo biológico o agronómico