Abonado del azafrán en cultivo de azafranales

Cómo se debe realizar el abonado del azafrán en cultivo de azafranales.

El azafrán es un cultivo poco esquilmante al que le van bien los abonos orgánicos y el estiércol bien hecho. El azafrán tiene unas reducidas necesidades de abonado, fundamentadas en el hecho de que su bulbo se halla genéticamente muy bien dotado de elementos de reserva y equilibrado de sustancias activas. También se puede beneficiar de los nutrientes orgánicos y minerales aportados en el cultivo anterior de la rotación.

Para el correcto abonado se deben de realizar análisis de suelos, interpretar y contemplar las aportaciones de los residuos vegetales de anteriores cosechas y de materia orgánica aportada. Por ello las cifras de a continuación son totalmente orientativas y medias de diferentes parcelas y zonas.

Los abonados orgánicos se deben complementar con abonos minerales.

Resulta aconsejable la incorporación de estiércol bien hecho al suelo, antes de efectuar la plantación de bulbos. Su distribución será uniforme sobre el terreno. La cantidad de estiércol bien hecho que se recomienda aportar es de entre 12.000 a 20.000 kg/ha. al menos tres meses antes de la plantación de las cebollas del azafrán.

Abonado Mineral para el primero y para el segundo año de cultivo:

Primer año (En el primer año debe aplicarse el abonado  20 ó 30 días antes de la plantación de los bulbos):

Nitrógeno: aportación de entre 100 - 130 kg/Ha de sulfato amónico 
Fósforo P2O5:  aportación de entre 300 - 400 Kg/Ha de superfosfato de cal (16 - 18 % de riqueza)
Potasio K2O:  aportación de 150 kg/Ha de sulfato o cloruro de potasa.

En el primer año debe aplicarse el abonado  20 ó 30 días antes de la plantación de los bulbos)

Segundo año:

Nitrógeno: aportación de entre 90 - 100 kg/Ha de sulfato amónico 
Fósforo P2O5:  aportación de entre 150 - 200 Kg/Ha de superfosfato de cal (16 - 18 % de riqueza)
Potasio K2O:  aportación de 60 - 80 kg/Ha de sulfato o cloruro de potasa.

En el segundo año deben aplicarse, en septiembre u octubre, unos 20-30 días antes de la previsible aparición de la flor.

El tercer año de cultivo, puede o no aplicarse abonado. La gran mayoría de agricultores no realiza abonado. Si se realiza, tanto las dosis como la época de abonado son las mismas que para el segundo año.

El Nitrógeno es importante para la planta del Azafrán por su influencia en el crecimiento de la planta, en el desarrollo de sus tejidos. El nittrógeno coopera en la la asiminlación de los hidratos de carbono y forma parte de la elaboración de la proteinas.

El Fósforo es un activador de la planta en su fase más precoz, momento en el que el azafrán es más sensible al nutriente. El Pósforo tiene una importante presencia en las proteinas. Es fundamental para importantes actividades fisiológicas del azafrán como la respiración y fotosíntesis. Contribuye a mejorar los estigmas del azafrán. Influye de forma decisiva en la floración del azafrán.

El Potasio favorece la síntesis de los hidrátos de carbono con su acción como agente de transporte hasta los órganos de reserva.

Respecto al Calcio, Hierro, Cinc y Magnesio, que a veces provocan deficiencias en muchos cultivos, no resultan problemáticos en el azafrán. Unas veces porque estos elementos se encuentran en muy pequeñas cantidades en el azafrán y otras porque en azafrán no manifiesta su carencia ni siquiera en terrenos complicados como los calizos, etc.

 

Abonado del azafrán en cultivo de azafranales