Cultivo del Calabacín

Cultivo del Calabacín, descripción de la planta, exigencias y técnicas de cultivo, abonado, plagas y enfermedades, etc.

 

Vídeo Cultivo del calabacín. 1ª parte:

 

Vídeo Cultivo del calabacín. 2ª parte:

 

Texto del cultivo del calabacín. 1ª parte

El calabacín es una hortaliza perteneciente a la familia de las cucurbitáceas, cuyo nombre científico es Cucúrbita pepo.

Es una planta herbácea anual, de vegetación compacta y de crecimiento indeterminado.

El sistema radicular está constituido por una raíz principal axonomorfa, que alcanza un gran desarrollo en relación con las raíces secundarias, las cuales se extienden superficialmente.

El calabacín posee un tallo principal sobre el que se desarrollan tallos secundarios que llegan a atrofiarse si no se realiza una poda para que ramifique a dos o más brazos. Presenta un crecimiento en forma sinuosa, pudiendo alcanzar un metro o más de longitud. Es cilíndrico, grueso, de superficie pelosa y áspero al tacto. Posee entrenudos cortos, de los que parten las hojas, flores, frutos y numerosos zarcillos. 

Las hojas son palmeadas, de color verde y están sostenidas por pecíolos fuertes y alargados que parten directamente del tallo, alternándose de forma helicoidal. El limbo de la hoja es grande, presentando un haz glabro y un envés áspero y cubierto de fuertes pelillos.

Las flores son grandes, solitarias, axilares, de color amarillo y acampanadas. Pueden ser masculinas o femeninas, coexistiendo los dos sexos en una misma planta monoica pero en distintas flores. El cáliz consta de 5 sépalos verdes y puntiagudos. La corola está constituida por cinco pétalos de color amarillo.

El fruto es un pepónide carnoso, unilocular, sin cavidad central, de color variable, pudiendo ser liso, estriado o reticulado.
Las semillas son de color blanco-amarillento, ovales, alargadas, puntiagudas, lisas y con un surco longitudinal paralelo al borde exterior.

En referencia a la temperatura hay que decir que el calabacín no es muy exigente, siendo menos exigente que el melón, el pepino y la sandia. La temperatura óptima para el desarrollo vegetativo oscila entre los 25º y 30ºC. Durante la floración, la temperatura óptima oscila entre los 20º durante la noche y los 25º durante el día.

 

Texto del cultivo del calabacín. 2ª parte

La plantación de calabacín en invernadero, se lleva a cabo con plántulas procedentes de semillero, cuando estas tienen entre 2 y 3 hojas verdaderas. 

Para el trasplante, se abren los hoyos y una vez colocado el cepellón se cubre de tierra, y se da un riego que afiance las plántulas y facilite su arraigo.La densidad de plantación habitual es de 1 planta•m-2, siendo los marcos de plantación más frecuentes de 2 m x 0,75 m, 1 m x 1 m, 1,33 m x 1 m y 1,5 m x 0,75 m.

El desarrollo de la planta se realiza a través de un tallo principal, limitándose la poda a la eliminación de alguna brotación lateral.

Mediante el "entutorado" se procura el crecimiento vertical del tallo, evitando que la guía de la planta se tienda en el suelo, mejorando así la iluminación y la ventilación de la planta y facilitando la realización de las labores culturales.

Para el cuajado de frutos, aún predominan las aplicaciones de fitorreguladores, aunque cada vez más, se están empleando los polinizadores naturales, abejas y abejorros.

El calabacín es una planta exigente en humedad, precisando riegos más frecuentes con la aparición de los primeros frutos. No obstante, los encharcamientos le son perjudiciales.

En cuanto a la nutrición, es recomendable mantener una relación de equilibrio N-P-K de 2-1-2,5, siendo también de vital importancia para la nutrición de la planta el aporte adecuado de micronutrientes.

Entre las principales plagas que afectan al calabacín cabe citar la mosca blanca, el trips, la araña roja, los pulgones, el minador y las orugas. Y entre las enfermedades destacan el oidio, la podredumbre gris y el mildium.

Entre las virosis destacamos, el virus del mosaico amarillo del calabacín, el virus del mosaico del pepino, el virus del mosaico de la sandía y el virus de las venas amarillas del pepino.

El periodo desde nascencia a recolección oscila entre 30 y 40 días, sin embargo, al aire libre, si la climatología es adversa, puede retrasarse más.

En plena fase productiva, la recolección se suele realizar diariamente, mientras que al final del ciclo de producción, la frecuencia de recolección disminuye, realizándose el corte cada 3 o 5 días.

Generalmente, los frutos se cosechan en un estado ligeramente inmaduro, próximos a su tamaño final, pero antes de que las semillas completen su crecimiento y se endurezcan.

La recolección se realiza cortando el pedúnculo con unas tijeras o cuchillo, dando un corte limpio y dejando de 1 a 3 cm de dicho pedúnculo unido al fruto.

 

Cultivo del Calabacín