Salsifí, origen y generalidades, así como su taxonomía, y descripciones botánicas, morfológicas, fisiológicas y ciclo biológico o agronómico.

SALSIFÍ
Origen y generalidades del Salsifí
Especie originaria de Europa meridional, donde se puede encontrar en estado silvestre. Es conocida desde hace mucho tiempo y fue introducida como cultivo en el s. XVII.
Se consumen mucho en Francia y Bélgica, aunque en los últimos años está siendo desplazada por la escorzonera. No se cultiva en España, sin embargo, podría tener importancia de cara a la exportación. Sus raíces se consumen cocidas, salteadas con manteca, o en ensaladas.

Encuadramiento taxonómico del Salsifí
Compositae Gaertn.
Tragopogon porrifolius L.

Descripción botánica del Salsifí
Plantas anuales, bienales o perennes, de hasta 1,3 m de altura, con rizoma cilíndrico y raíz gruesa, carnosa y pivotante.
Hojas lineares o linear-lanceoladas, de hasta 34 cm de longitud, con el ápice acuminado, la base abrazadora y lampiñas. Capítulos de 9-11 cm de diámetro en la madurez, con el pedúnculo hueco y terminales. Lígulas externas purpúreas. Invólucro de brácteas de 2,5-3 cm de longitud. Aquenios subclaviformes, de 2-3 cm de longitud, rugosos, apostillados y de color castaño, siendo más oscuros los marginales. Vilano de pelos plumosos de 3-3,5 cm. 2n= 12.
Se cultiva por sus raíces comestibles y por las hojas jóvenes que se comen en ensalada.
Multiplica por semilla.
Regiones templadas.

Caracteres morfológicos del Salsifí
Es una planta bianual. Las hojas son lineales, largas y estrechas, de disposición semiabierta, y de disposición verde grisácea con una raya media blanquecina.
Cuando sube a flor, emite un tallo ramificado. Forma capítulos alargados con flores violetas o rosas. La raíz es larga carnosa y pivotante. La piel es lisa y de color blanquecino.

Caracteres fisiológicos del Salsifí
Responde mejor en climas templados, aunque resiste bastante bien el frío. Debido a si sistema radicular, requiere terrenos profundos, frescos, mullidos y de textura media.
Tras la siembra, conviene ir quitando los tallos florales que pueden ir apareciendo, con el fin de que no utilicen las reservas de la raíz.
Las raíces pueden permanecer perfectamente en el terreno durante el invierno, abaratando así su conservación.

Ciclo biológico o agronómico del Salsifí
La siembra de este cultivo, normalmente se suele realizar entre marzo-abril, para realizar la recolección desde octubre hasta mayo.

 

Salsifí, taxonomía, y descripciones botánicas, morfológicas, fisiológicas y ciclo biológico o agronómico