Sandía

Sandía, origen y generalidades, así como su taxonomía, y descripciones botánicas, morfológicas, fisiológicas y ciclo biológico o agronómico.

Origen y generalidades de la sandía
El origen de este cultivo se sitúa en las zonas áridas del África tropical y subtropical, donde se utilizaba como fuente de alimento y agua. Se sabe por diversas fuentes que es un cultivo muy remoto.
Desde África, su cultivo se extendió hacia la India y hacia Las costas del mediterráneo. La producción actual se encuentra en zonas cálidas de Europa y América, siendo importante en nuestro país.
Es un cultivo que se aprovecha para consumir su fruto debido a que posee un sabor muy refrescante. Este fruto tiene una gran cantidad de agua en su interior. No se recomienda tomarla en exceso porque puede ocasionar algunos problemas de digestión.
De las semillas se puede obtener un tipo de aceite apto para cocinar. Las cortezas también se pueden utilizar para alimento del ganado.

Encuadramiento taxonómico de la sandía
Cucurbitaceae Juss..
Citrullus vulgaris Schard. (Citrullus lantanus (Thunb.) Mansf.)

Figura 16.- Fotos de la planta de la sandía.

Descripción botánica de la sandía
Plantas herbáceas anuales, monoicas o andromoicas y autoalógamas, rastreras, con tallos de hasta 3m y pubescentes.
Zarcillos 2-3 fidos. Hojas ovado-triangulares, de 10-20 x 5-15 cm, 3-nerviadas, con el borde profundamente 3-lobulado y con los lóbulos a su vez lobulados, con la base cordada y generalmente pubescentes, especialmente en las nerviaduras del envés. Peciolos vellosos de 2-14 cm.
Flores amarillas de 3-4 cm de diámetro; las masculinas solitarias o en racimos, con pedicelos de 1-4cm, con lanceolados de 3-5 mm y la corola rotácea con lóbulos oblongo-ovados de 7-16 x 5-10 mm.
Flores femeninas con pedicelos de 0,3-3,5 cm y ovario esférico o elipsoideo y lanoso.
Pepónide verde, a veces moteada de amarillo o verde más claro, esferoidea o elipsoidea, de hasta 30 cm ó más de diámetro, lisa y con carpóforo de 2-4 cm, indehiscente y con la pulpa jugosa roja, amarillo pálida o blanquecina.
Semillas ovadas y comprimidas, de unos 11 x 6 mm, con el borde no prominente, negras, castañas o blancas y con la testa lisa o verrucosa. 2n = 22.
Se cultiva por sus frutos comestibles y de ellas puede obtenerse un aceite para usos industriales.
Multiplica por semilla.
Cosmopolita.

Caracteres morfológicos de la sandía
Es una planta cultivada como anual. El sistema radicular es amplio y superficial, aunque la parte principal puede llegar a gran profundidad. Los tallos son largos, delgados y rastreros. Están recubiertos por pelos y tienen zarcillos.
Las hojas grandes, pinnado partidas, de apariencia redondeada y divididas en 3-5 lóbulos. Tienen un tacto suave en el haz, pero áspero en el envés.
Las flores aparecen solitarias en las axilas. Pueden ser masculinas y femeninas. Su color es amarillo y son de polinización entomófila.
Producen un fruto en forma de baya globosa pudiendo variar en tamaño. Puede pesar entre 2 y 15 kg. La pulpa es rojiza o amarillenta y esta muy desarrollada. La corteza de este fruto puede ser desde verde oscuro hasta verde claro.
Las semillas se disponen en el interior de la pulpa. En 1 g se pueden encontrar de 8 a 15 semillas con un poder germinativo en buenas condiciones de 5 años.

Caracteres fisiológicos de la sandía
Mediante la aplicación de ácido p-clorofenoxiacético se ha conseguido producir frutos pantenocárpicos. Estos frutos son algo menos jugosos, de corteza un poco más gruesa, pero las semillas que contienen están huecas.
En nuevas investigaciones, mediante la aplicación de diversas sustancias se están obteniendo sandias sin semillas que no se diferencian en tamaño y calidad a las que se obtienen mediante polinización.
Al contrario que en otras cucurbitáceas, en la sandia la aplicación de etileno inhibe el desarrollo de los ovarios durante la fecundación.
Se consigue un mayor desarrollo de flores masculinas sobre las femeninas con aplicaciones de etefón. Además si se aplican en dosis altas se inhibe la floración.
Ensayos con aplicaciones de ácido giberélico han dado resultados que adelantan la floración, obtienen un mayor número de frutos, y además se aumenta el rendimiento sobre plantas testigo.
Posee unas exigencias climáticas muy parecidas a las del melón, aunque con necesidades calóricas e higrométricas algo mayores.
Es muy sensible a heladas. La temperatura mínima de germinación es de 15 ºC. Las temperaturas óptimas para que se produzca la floración está entre 18-20 ºC y su mejor desarrollo lo consigue con 23-28 ºC. Es un cultivo resistente a sequía, aunque da muy buenas producciones en regadío.
Las mejores condiciones edáficas para su desarrollo son suelos fértiles, aireados y de consistencia media. Puede tolerar la acidez y se ve muy afectada a pH menores de 5,5.

Ciclo biológico o agronómico de la sandía
Los ciclos de cultivo que se utilizan en este cultivo son los mismos que se utilizan en el cultivo del melón, aunque es una planta con un ciclo algo más corto.
Las variedades precoces pueden empezar a dar producción a los 75 días después de la nascencia.
Destacar que en la producción de sandías no se utiliza tanto los ciclo extratardíos como en el cultivo del melón.

 

Sandía, taxonomía, y descripciones botánicas, morfológicas, fisiológicas y ciclo biológico o agronómico