Elaboración del sustrato de Cultivo de setas Pleurotus

Así se elabora el sustrato de Cultivo de setas Pleurotus en Castilla La Mancha.

A la hora de preparar un sustrato de cultivo hay que tener en cuenta una serie de características esenciales referidas a las materias primas utilizadas, como son:

-  buena disponibilidad en cantidad y continuidad,
-  conocimiento y regularidad en su composición física y química,
-  buen precio de adquisición,
-  localización fácil y cercana, y
-  facilidad de transporte y manejo


En España, el principal grupo de materias primas de base o volumen utilizadas lo forman las pajas de cereales (trigo, cebada, maíz) recogidas tras el cosechado del grano.

Estos materiales de base destacan en volumetría dentro de la fórmula del sustrato, con un predominio en torno al 90-95%, y su contenido en nitrógeno suele estar comprendido dentro del rango 0,3-1,3%.

Suele ser corriente emplear la paja de cereales como ingrediente único o en mezclas de dos o más pajas diferentes, y también suele ser habitual utilizar algún otro material orgánico de mayor contenido en nitrógeno como aditivo enriquecedor para elevar ligeramente el nitrógeno y rebajar en parte la relación C/N.

Entre los materiales de aditivo utilizados se encuentran los salvados de cereales (arroz, trigo, avena) y las harinas o tortas proteicas (alfalfa, soja, girasol, etc.).

El contenido en nitrógeno de la mezcla debe estar dentro del rango 0,6-1,5% (sobre materia seca).

El proceso de elaboración de sustrato se inicia con una serie de operaciones preliminares que tienen por finalidad preparar las materias primas. Para ello, es necesario trocear, rasgar y humectar las pajas de cereales que se van a utilizar. La operación de troceado y rasgado se lleva a cabo con un molino picador que corta las pajas de cereales en trozos entre 3 y 8 cm dependiendo del fabricante. Esta operación resulta más eficaz cuando se ejecuta con los materiales en seco. También es conveniente que los trozos resultantes queden desgarrados longitudinalmente ya que de esta manera se facilita una mayor integración del agua.

El molino picador se encuentra conectado a una máquina de hidratación estática. Por tanto, una vez troceada la paja, ésta pasa del molino al sistema de tornillos sinfín de la máquina de hidratación, y durante este recorrido tiene lugar la humectación.

Así se consigue humectar la paja de cereales entre un 70-75%. Una vez que la mezcla está preparada y humectada se forman montones.

Tras esto, unas empresas que aplican un volteo, al día siguiente otro volteo (dos si es verano), lo mismo el tercer día y al cuarto día trasladan el montón a la cámara de pasteurización.

En otras empresas, el sistema es similar, aunque el primer día aplican tres volteos y en el segundo día adicionan urea, mantienen un día más con volteo y al quinto día lo llevan a la cámara de pasteurización.

Tras lo anterior se emplea el método de fermentación aerobia, el cual supone la realización de dos etapas consecutivas:

-  Una pasteurización convencional y una fermentación termófila de acondicionamiento (Muez y Pardo, 2002). La intensidad de las temperaturas aplicadas en el sustrato y el tiempo de tratamiento en cada una de las etapas están bien lejos de la unanimidad. Así, encontramos pasteurizaciones de 8 horas a 63ºC, o de 36 horas a 65ºC, o bien de 12-36 horas a 70ºC. El acondicionamiento también es variable, ya que se emplean 24-36 horas a 48-50ºC, o 12-48 horas a 45ºC.

-  Posteriormente se enfría la masa de sustrato hasta 25ºC y se abre la cámara de pasteurización, trasladando el sustrato a una tolva donde será inoculado.


La cantidad de micelio que se añade oscila entre el 1,5 y 2% del peso fresco del sustrato. A partir de este momento, se procede al ensacado de los paquetes de sustrato, que tienen unas dimensiones de 50-60 x 40-45 x 18-20 cm y un peso que varía entre 16 y 18 kg. Los paquetes se suministran envueltos en plástico microperforado (polietileno) de color negro y presentan entre 7 y 12 orificios de alrededor de 25 mm de diámetro. En la Tabla de a continuación se muestran las características analíticas de dos sustratos para Pleurotus elaborados en dos centrales diferentes.


Características analíticas de dos sustratos para Pleurotus elaborados en dos centrales diferentes:

PARÁMETROS SUSTRATO I SUSTRATO II
Humedad (%) 77,0 (75,9-79,1) 72,8 (68,7-77,4)
N total (%, s.m.s.) 0,36 (0,26-0,59) 0,61 (0,42-0,80)
Cenizas (%, s.m.s) 6,0 (5,1-7,6) 9,3 (6,6-13,2)
Materia orgánica (%, s.m.s.) 94,0 (92,4-94,9) 90,7 (86,8-93,4)
Relación C/N 151 (93-206) 86 (68-120)
pH (1:5, p/v) 7,9 (7,6-8,4) 8,4 (8,0-8,6)


En España existen un total de ocho plantas que fabrican sustrato para cultivo de Pleurotus, cuatro en La Rioja y cuatro en Castilla-La Mancha.

Según datos referidos a la campaña 2007/08, en esta última región se elaboraron 3.740.000 paquetes y en La Rioja 3.140.000, lo que supone un total de 6.880.000 paquetes. Hay que tener en cuenta que del total de paquetes producidos en La Rioja, aproximadamente 1,5 millones se cultivan en Castilla-La Mancha.

Suplementación del sustrato de cultivo:

A veces, durante la fase de inoculación, también se adicionan suplementos proteicos que enriquecen el sustrato en nitrógeno con el fin de aumentar su potencial productivo.

En este sentido, no cabe duda de que un plus de nitrógeno orgánico pueda ser conveniente para una mejor cosecha, pero también hay que tener en cuenta que se puede facilitar el calentamiento excesivo del sustrato durante la incubación, lo que puede favorecer a los organismos competidores.

Estos suplementos suelen estar elaborados a base de harina de soja desnaturalizada, harina de gluten de maíz, proteína de patata y harina de plumas; también se les añaden otros aditivos como carbohidratos simples, aminoácidos específicos, minerales y enzimas celulolíticas.

 

Elaboración del sustrato de Cultivo de setas Pleurotus en Castilla La Mancha