tomate

El Tomate origen y generalidades, así como su taxonomía, y descripciones botánicas, morfológicas, fisiológicas y ciclo biológico o agronómico.

Origen y generalidades

Cultivo con origen en América, al parecer en la zona de los Andes de Ecuador, Perú, Chile, etc, de donde se extendió por el resto del continente. Al principio se cultivaba como una especie ornamental.

Fue traído por los españoles en el siglo XVI y de aquí se extendió por el resto de Europa. En el siglo XVIII ya se comenzó a cultivar con fines alimenticios en Italia, aunque se sospecha que su cultivo fue mejorado en América antes de su introducción en Europa.

En un principio se rechazo debido a que se pensaba que era un cultivo venenoso, ya que existen otros cultivos de su misma familia que si que lo eran.

Actualmente es un fruto fundamental y de gran uso el la alimentación mundial, debido a que posee un alto contenido en vitaminas.

Se utiliza para consumo en fresco en ensaladas y guisos. Además está muy extendida su industrialización mediante la realización de conservas, zumos, salsas, etc.

Encuadramiento taxonómico

Solanaceae Juss. Lycopersicon lycopersicum (L.) Fawell. (Lycopersicon esculentum Mill) 

Descripción botánica

Plantas herbáceas anuales o perennes, autógamas, de porte erecto y hasta más de 1,5 m de altura, vellosas e inermes. Hojas compuestas imparipinnadas, de 15-45 cm de longitud. Foliolos 5-9 por hoja, ovados u oblongos, de 5-7 cm de longitud, con el borde dentado o lobulado, el ápice agudo y la base oblicua. Pseudoestípulas presentes. Flores con pedicelos de 9-12 mm en cimas escopioideas o racemiformes simples o bífidas. Brácteas ausentes. Cáliz profundamente  5-lobulado. Corola amarilla y de más de 2,5 cm de diámetro. Baya roja, rosada o amarillenta, oblonga, globosa y deprimida o piriforme, de mas de 2 cm de diámetro, lampiña y plurilocular. Semillas numerosas, aplanadas y amarillentas. 2n = 24. Se cultiva por sus frutos que se comen como verdura y en ensalada se utilizan para preparar condimentos, salsas y zumos. Multiplica por semilla. Regiones templadas y tropicales.

Caracteres morfológicos

Se trata de un cultivo que puede durar varios años, aunque su cultivo la convierte en anual. Es una planta herbácea con un sistema radicular amplio que desarrolla entre los  50-60 cm de profundidad. Se compone de una raíz principal desde la que parten una gran cantidad de ramificaciones.

El tallo es anguloso y recubierto de una vellosidad perfectamente visible. Muchos de estos pelos son de origen glandular y dotan a la planta de un olor característico. En un principio es de porte erguido, pero cuando alcanza un determinado desarrollo, y debido al peso, se vuelve rastrero.

Las hojas son compuestas e imparipinnadas. Generalmente se constituyen por 7-9 foliolos lobulados que también están recubiertas de pequeñas vellosidades.

La floración se produce en forma de racimos dispuestos en diferentes pisos. En cada inflorescencia suele haber entre 3 y 10 flores. Son de polinización autogama.

El fruto se trata de una baya globosa de color rojo en la maduración habitualmente. Estas bayas pueden ser lisas o acostilladas, según las variedades. En el interior de la baya se diferencian claramente los lóculos carpelares que pueden variar de 2  a 30. El tamaño de los frutos también es variable, desde 3 cm de diámetro hasta 16 cm.

            Las semillas son grisáceas, con forma de disco y pequeñas. En un gramo puede haber hasta 350 semillas. La capacidad germinativa de estas semillas es de 4 o 5 años.

Caracteres fisiológicos

La planta de tomate no necesita ninguna necesidad de fotoperiodo en cuanto a su capacidad para formar flores, sin embargo, si que determina su crecimiento vegetativo.

El incremento del crecimiento vegetativo se ve favorecido por el incremento de la luminosidad como por la temperatura. El crecimiento óptimo lo consigue con temperaturas diurnas de 23 ºC y nocturnas de 17 ºC.

Algunos estudios parecen demostrar que la fecha de recolección estaba inversamente relacionada con la iluminación recibida en la fase de semillero, y que el peso de los frutos esta muy relacionado con la cantidad de iluminación recibida durante la producción.

Existen una gran cantidad de sustancias que permiten controlar multitud de características del desarrollo de la planta de tomate. Algunas de estas sustancias nos permitirán controlar aspectos tan fundamentales como son mejorar la uniformidad de la plantación, estimular la producción de raíces, retrasar o adelantar el transplante, obtener precocidad en la producción, aumentar el números de flores o influir sobre el cuajado de los frutos.

Un ejemplo que se utiliza es la aplicación de auxinas, sustancia que estimula el desarrollo del ovario del fruto y que origina un desarrollo pantenocárpico del fruto.

 La aplicación de temperaturas bajas en el sistema aéreo retrasa la abertura de las primeras flores. Además, en relación con las temperaturas, el numero de flores por inflorescencia aumenta con temperaturas entere 12-15 ºC permaneciendo invariable desde los 15 ºC hasta que se alcancen temperaturas de 30 ºC.

La temperatura, la luz y la humedad, juegan un papel determinante para que se produzca una correcta formación de polen que pueda polinizar la mayor cantidad de flores.

En condiciones extratempranas muy usuales en el litoral mediterráneo español es muy habitual que se den condiciones ambientales desfavorables para que se origine una fecundación y cuajado normal. Por este motivo resulta importante incidir en la técnicas que nos permitan conseguir incrementar el cuajado de los frutos.

Además de la aplicación de fitorreguladores para la obtención de mejores resultados en el cuajado, se utilizan técnicas de agitación mecánica  y de vibradores que buscan un mayor desprendimiento de polen con sus sacudidas. Otra técnica que se está imponiendo es la utilización de colmenas de abejorros (Bombus terrestris L.)

Ciclo biológico o agronómico

Los ciclos de cultivo más frecuentes en España se pueden dividir en los siguientes grupos:

            - Ciclo extratemprano.- El semillero se realiza a partir de octubre para realizar el transplante en el mes de diciembre. Este ciclo se cultiva bajo invernadero. La recolección se lleva a cabo a partir del mes de febrero. Es muy típico en los invernaderos tipo “Parral” en el sureste español.

            - Ciclo temprano.- Las siembras se realiza en semilleros protegidos a finales de noviembre- mediados de diciembre. El transplante se efectúa a primeros de febrero al aire libre, protegiendo las líneas de cultivo con algún método. La recolección se inicia a mediados de mayo. Resulta un ciclo típico de Valencia.

            - Ciclo normal.- Las siembras se realizan a finales de enero en semilleros protegidos. El transplante se realiza al aire libre en periodo libre de heladas. La recolección, en función de la zona de cultivo y de la variedad, se distribuye a lo largo del verano. Este ciclo cultiva es habitual en zonas del interior y de plantaciones destinadas a tomate para la industria.

            - Ciclo tardío.- Los semilleros se realizan al aire libre en julio y junio. El transplante se realiza a mediados de julio y septiembre y la producción se escalona entre mediados de Septiembre y finales de febrero. 

 

El Tomate, taxonomía, y descripciones botánicas, morfológicas, fisiológicas y ciclo biológico o agronómico