Tomate plagas y enfermedades

Estas son las Plagas, enfermedades y fisiopatías más frecuentes en el cultivo del Tomate.

PLAGAS:

Orugas del tomate (Heliothis armigera Hb.). Es una larva de lepidóptero que primero ataca al sistema foliar pero que el daño más grave lo ocasiona cuando ataca a los frutos. Les realiza varios agujeros que los desprecia comercialmente.

Gusanos grises (Agrotis sp,). Las larvas devoran la base del tallo y las plantas quedan marchitas.

Rosquilla negra (Spodoptera littoralis Boisduval). Produce daños en hojas y frutos en estado de larva.

Gusanos de alambre (Agriotes ssp.). Ataca principalmente a las raíces.

Submarinos (Liriomyza bryoniae Kltb, L. Trifolii Barg, L. huidobrensis Blanchard.). Son dípteros que originan galerías irregulares entre las dos epidermis de las hojas.

Mosca blanca de los invernaderos (Trialeurodes vaporariorum Westw.) y otras moscas. Las larvas se fijan en el envés de las hojas y debilitan las plantas

Pulgones. Originan daños directos por succión de la savia y por se vectores de virosis.

Tisanópteros (Frankliniella accidentalis Pergande). En los últimos años se han dado graves ataque de esta plaga cuyo control es complicado.

Araña roja (Tetranichus cinnabarinnus Boisd.). Produce un amarilleamiento de las hojas. En el envés se pueden ver colonias rojizas de este ácaro

Acariosis del tomate (Vasates lycopersici Masee). Producen manchas brillantes en el envés. En un estado avanzado puede llegar a la desecación foliar y a la caída de las hojas.

Chinches del tomate. Producen picaduras en los frutos que los decoloran y deforman.

Nematodos (Heterodera ssp, Meloidogyne ssp, etc.) Producen enanismo, amarilleamiento y quistes en las plantas.

- ENFERMEDADES:

Hongos vasculares (Fusarium oxysporum Schl., Verticilium albo-atrum Reinke et Berth). Distintos hongos que provocan la destrucción de los haces vasculares de la planta.

Raíces leñosas (Pyrenochaeta lycopersici Shneider-Gerlach) Hongo que se manifiesta por necrosis de las raicillas y un aspecto engrosado y lignificado de las principales.

Mildiu del tomate (Phytopthora infestans (Mont.) De Bary). Produce manchas amarillas en las hojas. Estas comienzan a necrosarse por los márgenes y acaban desecándose por completo.

Alternaria del tomate (Alternaria solani (Ell y Martín) Sor.). En las hojas aparecen manchas redondeadas de color negruzco rodeadas por un halo amarillo.

Septoriosis del tomate (Septoria lycopersici Speg.) Ocasiona manchas pequeñas de color marrón en hojas y tallos. Están rodeadas por un halo blanquecino.

Cladosporiosis del tomate (Cladosporium fulvum Cke) Produce un moho grisáceo violeta en el envés de las hojas.

Atracnosis del tomate (Colletotrichum phomoides (Sacc.) Ches y C.). Aparecen manchas necroticas sobre las hojas y mas tarde sobre los frutos, despreciando su valor comercial.

Oidiopsis del tomate (Leveillulla taurica (Lev.) Am.) Aparecen unas manchas amarillentas en las hojas que necrosan rápidamente por el centro. También es frecuente la defoliación intensa de la planta.

Botrytis cinerea Pers. Enfermedad muy frecuente que desarrolla un micelio algodonoso ocasionando podredumbres blandas por altas condiciones de humedad..

Chancro bacteriano. Provoca marchitamientos bruscos situados a una parte del raquis. En la zona de inserción peciolar con el tallo se origina una necrosis. Además los tallos se agrietan y necrosan.

Bacteriosis (Xanthomonas ssp. Pseudomonas ssp, etc.). Determinadas bacterias pueden atacar a la planta y pequeñas manchas en las hojas o algo mayores en los tallos.

Virus (virus del mosaico del tomate, virus del mosaico filiforme, virus del mosaico del pepino, virus del listado simple del tomate, virus del listado doble del tomate, Virus del bronceado del tomate, virus del rizado amarillo del tomate, stolbur, etc). Ocasionan diversos daños que pueden conllevar a graves daños en las producciones.

-FISIOPATÍAS:

Heladas y granizos.

Asoleamiento o planchado. En el fruto se forman manchas blanquecinas debido a una exposición excesiva a los rayos solares.

Lluvias excesivas. Pueden perjudicar en la polinización. Durante la maduración de los frutos pueden originar rajados. Además pueden provocar algún ataque de hongos y bacterias.

Vientos cálidos y secos. Son peligrosos debido a que pueden producir la caída de flores y frutos recién cuajados.

Necrosis apical (blossom-end-rot). Se manifiesta porque en el fruto aparecen zonas circularles de color blanquecino que posteriormente se deprimen y necrosan. Puede ser provocado por desequilibrios en los aportes de agua, excesiva salinidad, bloqueo de absorción de calcio, etc.

Agrietado del fruto. Se forman grietas longitudinales en torno al pedúnculo que pueden ser debidas a desequilibrios hídricos, cambios de temperatura significativos, pH elevado, humedad excesiva, etc.

Frutos huecos. Se producen debido a fecundaciones defectuosas provocadas por bajas temperaturas o excesiva dosis de fitorreguladores.

Enrollamiento fisiológico de las hojas. Se cree que puede ser provocada por una poda excesiva, aunque puede ser provocadas también por humedad excesiva.

Cuello amarillo. Aparece una franja amarilla en la base del fruto.

Deformación en frutos. Pueden estar ocasionadas por temperaturas bajas o por una incorrecta aplicación de auxinas.

Decoloración de los frutos.

 

El Tomate - Plagas, enfermedades y fisiopatías