La deficiencia de magnesio y su carencia en la alimentación de la vid merma la cantidad y calidad de la uva afectando negativamente a la elabiración del vino.

Como circunstancias que favorecen una insuficiente alimentación de Mg se pueden considerar:
- Su falta de restitución por la disminución del aporte de materia orgánica.
- La ausencia de este elemento en los planes de abonado.
- Todas aquellas situaciones que favorezcan la alimentación excesiva de potasio, con el que mantiene un evidente antagonismo:
- Inadecuada elección de variedades y portainjertos.
- Fertilización abundante de potasio.
- Buena disponibilidad de agua (riego y/o precipitaciones).

Consecuencias de la carencia de Magnesio en la alimentación de la vid
La carencia de magnesio origina una disminución del rendimiento y de la síntesis de azúcares, así como riesgos de "desecamiento de raspón". El desacamiento del raspón, del cual no se conoce con exactitud las razones que lo provocan, mejora con la aplicación foliar de magnesio durante el envero.

Deficiencia y carencias de magnesio en la nutrición de la Vid