Pin It

 Vinos Cariñena con Denominación de Origen

Los vinos de Cariñena tienen personalidad, tradición, historia y calidad reconocida.

Cariñena, ubicada en pleno Valle del Ebro, tiene una extensión de 14.388 hectáreas de viñedo repartidas entre las poblaciones de Aguarón, Aladrén, Alfamén, Almonacid de la Sierra, Alpartir, Cariñena, Cosuenda, Encinacorba, Longares, Mezalocha, Muel, Paniza, Tosos y Villanueva de Huerva. Cerca de 1.540 viticultores se ocupan directamente de las viñas, que constituyen sin lugar a dudas el principal soporte económico de la comarca.

Cariñena, ocupa una situación geográfica excepcional, ya que se encuentra en el mismo eje de comunicaciones del Valle del Ebro con Levante, así como en pleno trazado norte-sur que estructura el territorio aragonés. Esta situación lo convierte en verdadera alternativa de enlace entre el País Vasco y la Comunidad Valenciana. Por su cercanía a la frontera francesa, constituye igualmente un enclave de gran interés desde el punto de vista de las relaciones culturales y comerciales con Europa. La autovía que une la Comunidad Valenciana con Francia a través del territorio aragonés afianza todavía más el valor estratégico de la situación de Cariñena.

La Denominación de Origen se encuentra a 42 kilómetros al sur de Zaragoza, a 290 de Madrid y a 360 de Barcelona.

Clima de la DO Vinos de Cariñena

Pero si por algo los viticultores cariñenenses pueden considerarse verdaderamente privilegiados es por la calidad de sus tierras y de su clima para el cultivo de la vid. El suelo, el clima, la altitud (entre los 400 y los 800 metros) y la orografía se combinan de diferentes maneras para dotar al territorio de una gran aptitud para la actividad vitivinícola. Esta combinación favorece además la existencia de distintos microclimas, con lo que los vinos de la Denominación de Origen Protegida Cariñena componen, al final, un amplio abanico de posibilidades.

Como territorio del interior peninsular, el clima de la zona se define templado medio con notable tendencia a continentalizarse, de manera que los inviernos son fríos y los veranos muy calurosos. Esa continentalidad, los vientos que frecuentemente soplan por toda la región y el carácter torrencial de muchos de sus cursos de agua dificultan la pluviometría y dan lugar a un paisaje semiárido. Una característica del viento de la zona, denominado “cierzo”, es que contribuye a la sequedad del clima.

No obstante, la presencia de montañas tiene efectos positivos para la pluviosidad, permitiendo en las tierras más próximas a la sierra medias anuales más altas y persistentes que en las de la llanura, donde se dan bajo la forma de chubascos primaverales o tormentas en verano, las precipitaciones son muy bajas, de 350 a 540 mm en las proximidades montañosas.

De acuerdo con la clasificación bioclimática de Winkler Amerine, el Campo de Cariñena es una zona especialmente dotada para la elaboración de tintos y rosados, así como de vinos dulces naturales.

Edafología y Suelos de la DO Vinos de Cariñena

El Campo de Cariñena es una llanura cerrada al suroeste por las sierras ibéricas, de tal forma que los depósitos de materiales descienden desde las últimas al llano determinando la utilización del suelo en cada caso.

En las estribaciones montañosas se presentan suelos pobres con sustrato rocoso muy cercano, de malos rendimientos y graves dificultades para el empleo de maquinaria agrícola.

A medida que las prolongaciones montañosas van perdiendo altura, el paisaje de colinas desciende suavemente hasta identificarse con la llanura de Cariñena. El suelo, a cierta altura, está formado por guijarros de los depósitos aluviales y coluviales y muestra las condiciones necesarias para el cultivo de la vid, pues no necesita mucha humedad pero cuando la recibe es capaz de conservarla durante largo tiempo. En estas zonas el clima se dulcifica y las cepas hallan el medio idóneo para su desarrollo.

Por su parte, en la llanura que se extiende paralela a la Sierra de Algairén y en la que se encuentra más del 80% de la Denominación de Origen se encuentran suelos de arcillas miocenas. Aquí hay cuatro tipos principales:

1. Cascajo. Suelo pardo calizo sobre depósitos alóctonos con áreas de suelo pardo rojizo. Es el suelo que ocupa mayor extensión en la Denominación de Origen Cariñena. 
2. Royal. Tierras pardas meridionales sobre pizarras, principalmente y cuarcitas, con áreas de xeroranker y litosuelo. Este tipo de suelo ocupa el segundo lugar en extensión en la Denominación de Origen. 
3. Tierra fuerte arcillosa. Suelo de terraza sobre suelo pardo calizo pedregoso sobre glacis muy destruidos o depósitos alóctonos calizos. 
4. Calar. Suelo de xerorendxinas sobre margas, areniscas y a veces niveles de yesos, con áreas de suelo pardo calizo y litosuelos.

Otro tipo de suelos que ocupan menos extensión dentro de la Denominación de Origen Cariñena son los aluviales, procedentes de la sedimentación de los ríos Jalón y Huerva, en los términos de Almonacid de la Sierra, Alfamén, Muel, Mezalocha y Villanueva de Huerva. 

Variedades de uvas de la DO Vinos de Cariñena

Cabernet Sauvignon
Chardonnay
Garnacha blanca
Garnacha tinta
Juan Ibáñez
Macabeo
Cariñena
Merlot
Monastrell
Moscatel de Alejandría
Parellada
Syrah
Tempranillo
Vidadillo 

 

TIPOS DE VINOS de la DO Vinos de Cariñena protegidos por la Denominación de Origen: tintos, rosados y blancos.

Dentro de los tipos de vinos mencionados en el apartado anterior podrán elaborarse los siguientes subtipos, que, además de características establecidas por la normativa general vigente en cada momento, deberán cumplir los requisitos que, en su caso, se indiquen:

1. Vinos blancos de maceración carbónica: Encubado de las uvas enteras, sin romper, permaneciendo en un ambiente rico en CO2 mientras tiene lugar la fermentación intracelular. Después, o bien, despalillado, estrujado y macerado, o bien, prensado directo, continuando la fermentación alcohólica a temperatura controlada no superior a 25°C, hasta alcanzar una densidad (20/20) no superior a 1,080.

2. Vinos tintos de maceración carbónica: Encubado de las uvas enteras, sin romper, permaneciendo en un ambiente rico en CO2 mientras tiene lugar la fermentación intracelular. Después, o bien, despalillado, estrujado y macerado, o bien, prensado directo, continuando la fermentación alcohólica a temperatura controlada no superior a 25°C, hasta alcanzar una densidad (20/20) no superior a 1,060.

3. Vinos semisecos, semidulces y dulces: Se realizarán con los mismos sistemas de elaboración que los vinos secos, pudiendo interrumpir su fermentación, conteniendo azúcares residuales, o bien, partiendo de vinos secos, mediante la edulcoración con mostos concentrados rectificados. Esta práctica se anotara en el Libro de Registro de Prácticas Enológicas.

4. Vinos de licor.

5. Vino naturalmente dulce.

6. Vinos de aguja.

7. Vinos espumosos. 

Crianza y Envejecimiento

1. La elaboración, envejecimiento y embotellado de los vinos amparados por la Denominación de Origen se efectuará en todo caso en las bodegas inscritas en el Registro de Bodegas de la Denominación.

2. Los locales destinados a la crianza o envejecimiento deberán estar exentos de trepidaciones, mantener temperatura constante y fresca durante todo el año, y con estado higrométrico y ventilación adecuados.

3. El inicio del cómputo del período de envejecimiento de los vinos en barrica no podrá contabilizarse, en ningún caso, antes del día 1 del mes de diciembre del año de la cosecha.

Para poder utilizar en el etiquetado las indicaciones siguientes, el proceso de crianza y envejecimiento de los vinos tranquilos amparados habrá de realizarse del modo que en cada caso se indica:

Crianza: vinos tintos con un periodo de envejecimiento de 24 meses, de los que al menos seis habrán permanecido en barricas de madera de roble de capacidad máxima de 330 litros; vinos blancos y rosados con un período mínimo de envejecimiento de 18 meses, de los que al menos seis habrán permanecido en barricas de madera de roble de la misma capacidad máxima.

Reserva: vinos tintos con un período mínimo de envejecimiento de 36 meses, de los que habrán permanecido al menos 12 en barricas de madera de roble de capacidad máxima de 330 litros, y en botella el resto de dicho período; vinos blancos y rosados con un período mínimo de envejecimiento de 24 meses, de los que habrán permanecido al menos seis en barricas de madera de roble de la misma capacidad máxima, y en botella el resto de dicho período.

Gran Reserva: vinos tintos con un período mínimo de envejecimiento de 60 meses, de los que habrán permanecido al menos 18 en barricas de madera de roble de capacidad máxima de 330 litros, y en botella el resto de dicho período; los vinos blancos y rosados con un período mínimo de envejecimiento de 48 meses, de los que habrán permanecido al menos seis en barricas de madera de roble de la misma capacidad máxima, y en botella el resto de dicho período.

Añejo: vinos tintos, blancos o rosados sometidos a un período mínimo de envejecimiento de 24 meses en total, en recipiente de madera de roble de capacidad máxima de 600 litros o en botella.

Roble: vinos que han permanecido en recipiente de madera de roble de capacidad máxima de 600 litros un periodo superior a 45 días en el caso de los vinos blancos y 90 días en el de los tintos.

Noble: vinos sometidos a un período mínimo de envejecimiento de 18 meses en total, en recipiente de madera de roble de capacidad máxima de 600 litros o en botella.

Características analíticas de los vinos

1.Sin perjuicio de lo establecido en el apartado siguiente, los vinos protegidos deberán cumplir las siguientes características generales: 

-  Graduación alcohólica adquirida mínima de 9 por 100 vol.
-  Acidez total mínima, expresada en ácido tartárico, será como mínimo 4,5 gramos /litro.
-  La acidez volátil máxima, expresada en ácido acético, será como máximo 0,8 gramos /litro.
-  El contenido en anhídrido sulfuroso no podrá superar los límites máximos establecidos.

2. Los vinos elaborados deberán tener un color, limpidez, olor y sabor correctos, teniendo en cuenta el proceso de elaboración en que se encuentren. Tales características estarán definidas en el Manual de Calidad.

Características especiales de los Vinos de Cariñena

1. Los vinos de licor deberán cumplir los siguientes requisitos:

-  Que se realice exclusivamente con las variedades Moscatel de Alejandría, Macabeo y Garnacha tinta, cuyas uvas, en el momento de la vendimia, deberán tener un grado alcohólico volumétrico natural no inferior a 12 % vol.
-  Que el grado alcohólico volumétrico adquirido no podrá ser inferior al 15 % vol. ni superior al 22 % vol.
-  El contenido en anhídrido sulfuroso total en el vino de licor no podrá superar los límites máximos establecidos
-  Podrán utilizarse las menciones "vino dulce" o "mistela" en los vinos de licor elaborados a partir de mosto de uva o de una mezcla de mosto de uva con vino.

2. El vino "naturalmente dulce" deberá elaborarse con uva sobremadurada sin aumento artificial de su graduación y con el alcohol procedente en su totalidad de la fermentación, con un grado alcohólico natural superior a 15 % vol. y un grado alcohólico volumétrico adquirido no inferior a 13 % vol.

3. Los vinos espumosos tendrán un proceso de elaboración y crianza, desde la segunda fermentación hasta la eliminación de las lías inclusive, en la misma botella en la que se ha efectuado el tiraje, y deberán cumplir los siguientes requisitos:

-  El tiraje se realizará entre el 1 de enero y el 30 de abril del año siguiente al de la vendimia. El licor de tiraje deberá cumplir lo establecido en el anexo VI, letra K, punto 5 del Reglamento (CE) nº 1493/1999 del Consejo, de 17 de mayo de 1999, por el que se establece la organización común del mercado vitivinícola, o norma que lo sustituya.
-  El vino base empleado deberá ser un vino calificado, con una concentración máxima de anhídrido sulfuroso total de 140 mg/l.
-  La duración del período de tiraje hasta el degüelle será como mínimo de nueve meses.
-  Sólo se podrá emplear este tipo de vino para el relleno de las botellas en el momento del degüelle.
-  Su calificación se realizará antes de transcurridos tres meses desde que se realice el degüelle.
-  La sobrepresión mínima que debe tener el vino embotellado debe ser de 3,5 bar, a 20 °C.
-  Los vinos espumosos deberán tener las siguientes características físico-químicas:

-  Graduación alcohólica adquirida (mínima): 10 % Vol.
-  Anhídrido sulfuroso total (máximo): 160 mg/l.
-  Acidez volátil real en ácido acético (máximo): 0,65 g/l.

4. La mención "vendimia tardía" podrá emplearse para describir los vinos obtenidos de las variedades señaladas en esta norma técnica, con un grado alcohólico natural superior a 15% vol. Además de cumplir con lo establecido en la legislación comunitaria, deberá reunir las siguientes características físico-químicas:

-  Graduación alcohólica adquirida (mínima): 13 % Vol.
-  Acidez volátil real en ácido acético (máximo): 0,9 g/l.

 

EL MUSEO DEL VINO - en la DO Vinos de Cariñena

El Museo del Vino forma parte de las dependencias de lo que se ha dado en llamar la Casa de la Viña y el Vino. Ésta se encuentra en una bodega fechada en 1918, que ha sido rehabilitada en dos fases. La fachada del edificio es ejemplo único de la arquitectura industrial modernista en la zona. El solar cuenta con 1200 metros cuadrados edificados, a lo que hay que añadir una zona anexa que servirá para futuras ampliaciones.

En la Casa de la Viña y el Vino se encuentran en la actualidad las siguientes dependencias:

Sede del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida Cariñena

Biblioteca dedicada a la cultura vitivinícola, que habrá de ser el germen de un futuro centro documental sobre el mismo tema.

Sala de Catas: situada en la parte trasera el edificio y con capacidad para unas veinte personas, es fruto de la última ampliación acometida en 2004.

Enoteca: Se encuentra situada en la parte subterránea del edificio. Está constituida por los antiguos trujales de la bodega, que han sido rehabilitado para que las diferentes empresas vitivinícolas de la Denominación de Origen puedan albergar en ellos sus propias colecciones de botellas.

Museo del Vino: se acometió en la segunda fase. El Museo, concebido en un primer momento como punto de encuentro entre productores y visitantes, se ha convertido en polo de atracción turística de la comarca, ampliando la oferta de turismo cultural de la zona, entre la que encontramos importante patrimonio cultural, como las Iglesias mudéjares, declaradas recientemente patrimonio de la Humanidad por la UNESCO o los frescos de Goya en la Ermita de la Virgen de la Fuente, ejemplo de los trabajos tempranos del artista.

El museo se concibe como elemento promocional del vino de Cariñena, poniendo el énfasis en las particularidades de la zona en el discurso expositivo.

Pero además el centro ha de servir para introducir en la cultura del vino al neófito en la materia, mostrando la complejidad del proceso de elaboración, lo que ha de contribuir a mejorar el aprecio del vino.

Otra finalidad importante es el homenaje a las gentes de la zona, que durante siglos se han dedicado a la actividad vitivinícola, divulgando la labor de viticultores, bodegueros y enólogos, reconociendo su valor.

La exposición comienza con el área que hemos denominado “Los pueblos de Cariñena”, zona que goza de especial protagonismo, siendo visible desde la mayor parte del Museo.

El desarrollo temático del museo se distribuye a lo largo de los trujales de la antigua bodega, reaprovechados en esta zona superior como vitrinas en el suelo, donde se explican las características propias de la zona y los vinos de la misma. De forma paralela se encuentra el material histórico recopilado, de entre los productores de la zona, tras un arduo trabajo de arqueología industrial.

El museo realiza gran cantidad de actividades destinadas a la promoción de los vino de Cariñena, con conferencias, cursos y ciclos informativos.

Teniendo en cuenta la importancia como ente cultural de la zona, también se acogen exposiciones temporales en las que se intenta primar la vertiente didáctica y de promoción de los artistas jóvenes de la zona, complementándose estas con cursos de historia, arte y otras disciplinas humanísticas. En este línea, en los últimos años se ha venido convocando en colaboración con La Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Zaragoza un premio de investigación sobre “La cultura del vino”.

Contactar con el Museo del Vino de Cariñena:  Teléfono: 976 793 031  -  E-mail: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla. 

 

ENOTURISMO - LA RUTA TURÍSTICA - EL VINO DE LAS PIEDRAS - en la DO Vinos de Cariñena

La constante apuesta por el fomento de la cultura del vino a través del enoturismo ha hecho que la Denominación de Origen Protegida Cariñena ponga en marcha este año la "Ruta Enoturística del Vino de las Piedras". Un producto turístico, cultural y gastronómico que sirve para dar a conocer el territorio de Cariñena, potenciar su valor y seguir fomentando la cultura del vino. Esta nueva y exclusiva iniciativa es fruto de la exitosa campaña de promoción que, desde el año 2011, está desarrollando la Denominación aragonesa bajo el nombre de "El Vino de las Piedras".

Desde hace ya muchos años todas las bodegas pertenecientes a la D.O.P. Cariñena, 29 en total, están desarrollando distintas iniciativas y acciones para promover el enoturismo en esta zona. Las visitas programadas a las bodegas, a los viñedos, los cursos de cata o la creación de establecimientos hoteleros destinados exclusivamente al turismo vitivinícola, son sólo algunas de las actividades con las que pueden disfrutar y aprender sobre la cultura vinícola los turistas que visitan Cariñena. Los visitantes pueden conocer cada una de las zonas vitivinícolas de la Denominación de Origen a través de la degustación de sus vinos.

 

Contactar con Denominación de Origen Vino Cariñena
Consejo Regulador de las Denominaciones de Cariñena - C.R. de la D.O.P. Cariñena - Cno. de la Platera, nº 7 50400 Cariñena (Zaragoza) - Teléfono: 976 793 143

 

Vinos de Cariñena con Denominación de Origen