Pin It

Acaro Blanco en frutales de pepita, Epitrimerus pyri Nalepa

ACARO BLANCO en frutales de pepita, Epitrimerus pyri Nalepa, el síntoma visible es la aparición de un “russeting” que se inicia circundando la fosa calicina y se extiende progresiva y regularmente en sentido ascendente, pudiendo llegar a cubrir todo el fruto.

Descripción

Esta plaga no representa un gran problema a nivel general ya que se ve controlada en gran medida por el efecto acaricida de algunos de los productos utilizados contra Cacopsylla pyri.

El adulto invernante es de color marrón pálido, de forma lanceolada, sobresaliendo por la parte frontal sus dos únicos pares de patas. Sus dimensiones son muy reducidas, entre 0.1-0.2 mm de longitud.

Las formas de verano difieren en la coloración, siendo éstas de color amarillo claro. Pasa el invierno como adulto o ninfa, refugiándose preferentemente en grietas y rugosidades de la madera.

Acaro Blanco en frutales de pepita, Epitrimerus pyri Nalepa

Biología

Al inicio del desborre reemprenden su actividad, nutriéndose de los tejidos verdes de las yemas, y posteriormente de las hojas y flores del corimbo. Durante la floración se localiza preferentemente sobre la vellosidad del cáliz y en la base del pedúnculo de las flores.

Una vez que el fruto está en crecimiento, los eriófidos comienzan a multiplicarse, depositando sus huevos en la fosa calicina. Al alimentarse destruyen las células epidérmicas, lo que provoca la aparición del “russeting” característico de la presencia de esta especie.

Sobre brotes, se localiza con preferencia en hojas tiernas, decreciendo las poblaciones a medida que éstas se endurecen.

Durante la primavera y verano se suceden las generaciones en un número indeterminado. Después de la recolección se desplazan hacia las partes en crecimiento, permaneciendo allí hasta entrado noviembre, buscando refugio posteriormente para pasar el invierno.

Síntomas y daños

El síntoma visible es la aparición de un “russeting” que, a diferencia del producido por el frío o las fitotoxicidades, se inicia circundando la fosa calicina y se extiende progresiva y regularmente en sentido ascendente, pudiendo llegar a cubrir todo el fruto. Este síntoma puede suponer la depreciación comercial de los frutos de las variedades de piel lisa destinados al consumo en fresco.

Sobre las hojas, en casos de fuertes ataques, puede apreciarse bronceado en el envés.

Periodo crítico para el cultivo

Desde caída de pétalos hasta recolección.

Seguimiento y estimación del riesgo para el cultivo

El seguimiento del ácaro blanco debe realizarse únicamente en plantaciones que tuvieron problemas en la campaña precedente. Para hacerlo, se puede realizar una revisión de 50 corimbos en prefloración.

A partir de caída de pétalos se realizarán conteos en 100 frutos y 100 hojas, con el fin de observar la evolución de la población y detectar los primeros síntomas en frutos.

En el momento de la recolección se observarán 1000 frutos contabilizando la presencia de “russeting” en ellos con el fin de establecer la estrategia en la campaña siguiente.

Umbral/Momento de intervención

Solo se realizarán intervenciones químicas si se observan daños en la recolección del año anterior en variedades sensibles.

Medidas alternativas al control químico

 

Medios biológicos

Entre la fauna auxiliar que puede reducir las poblaciones de este eriófido caben destacar los ácaros fitoseidos.

Medios químicos

Se podrán utilizar los productos fitosanitarios autorizados en el Registro de Productos Fitosanitarios del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

Para el planteamiento de una correcta estrategia de control, es necesario tener en cuenta la sensibilidad varietal y el destino comercial de la fruta. En variedades no sensibles, aunque se detecte la presencia de este ácaro, no resulta necesaria la realización de ningún tratamiento. En variedades sensibles, las decisiones de tratamiento irán dirigidas a evitar la invasión del fruto por el ácaro.

En caso de que el año anterior, en el momento de la recolección, se detectaran pérdidas en la producción relacionadas con la actuación de esta plaga, se realizará el tratamiento invernal, teniendo en cuenta que en esta época el ácaro se encuentra muy protegido por lo que se debe procurar una total cobertura del árbol.

En caso de que se detecten niveles de plaga considerables en pre-floración, se aconseja la realización de un tratamiento a caída de pétalos para evitar que los eriófidos se refugien en la fosa calicina.

A partir de este momento se mantendrán las observaciones periódicas para detectar posibles reinfestaciones y de esta forma poder actuar.

Bibliografía

inra.fr/hyppz/species.htm

La defensa de las plantas cultivadas. R. Bovey. Ediciones Omega S.A.

Plagas y enfermedades de las plantas cultivadas. F. Domínguez García-Tejero. Ediciones Mundi-Prensa.

Peral. Control Integrado de Plagas y Enfermedades. J.Garcia de Otazo, J. Sió, R. Torá y M. Torá. Agro Latino S.L.     

Fuente y referencia: Publicación del Ministerio de Agricultura de España, Guia de Gestión Integrada de Plagas en Frutales de Pepita. Madrid 2014.

 

Acaro Blanco en frutales de pepita, Epitrimerus pyri Nalepa, descripción, daños y control integrado.