Fertilización con Fósforo y Potasio de la Cebada - Abonado fosfopotásico

La respuesta de la cebada a la fertilización con fósforo y potasio, abonado fosfopotásico, de forma similar a como ocurre con el trigo, depende del nivel disponible de estos nutrientes en el suelo agrícola.

La aplicación localizada en la línea de siembra de fósforo y potasio a dosis bajas puede ser muy efectiva cuando existe poco fósforo disponible en el suelo, obteniéndose rendimientos equivalentes a dosis aplicadas a voleo dos o tres veces superiores.

El fósforo aumenta la resistencia de la cebada al frío invernal, interaccionando la respuesta del cultivo con la temperatura, especialmente en suelos agrícolas con escaso contenido de fósforo.

Cuando el nivel de fósforo en el suelo es bajo, las aplicaciones de nitrógeno reducen la resistencia al frío de la cebada.

Ensayos en cebadas de agricultura de secano y regadío han puesto de manifiesto la falta de repuesta al abonado con fósforo y potasio, fertilización fosfopotásica, cuando su contenido en el suelo es elevado. 

 

Fertilización con Fósforo y Potasio de la Cebada - Abonado fosfopotásico