El Fósforo y Potasio en fertilización de los cultivos forrajeros y recomendaciones de abonado con fósforo y potasa

El Nitrógeno como elemento fertilizante y fertilización de los cultivos forrajeros con recomendaciones de abonado nitrogenado.

Fósforo y potasio

La dosis de abonado fosfatado y potásico depende de la riqueza en el suelo de estos nutrientes.

El primer objetivo es alcanzar un determinado nivel de fertilidad, estimado como adecuado, y el segundo conseguir que se mantenga permanentemente este nivel.

En el primer caso, las dosis de abono serán superiores a las extracciones, de modo que se consiga subir paulatinamente la riqueza del suelo hasta conseguir el nivel adecuado, mientras que en el segundo se aportarán dosis que compensen aproximadamente las extracciones del sistema de producción.

Algunas leguminosas forrajeras como la alfalfa, aprovechada en régimen de siega, extraen importantes cantidades de potasio a lo largo de los años de producción, y ello hace que, al levantar el cultivo, algunos suelos puedan mostrar deficiencias en este elemento.

Los análisis de suelo, con una frecuencia recomendable de 4-5 años, indicarán si las dosis de abonado recomendadas son correctas o si, por el contrario, necesitan ser ajustadas.

En la actualidad, la riqueza en fósforo de bastantes explotaciones de leche de vacuno es excesiva. En este caso, no deben aplicarse abonos fosfatados para evitar la contaminación de las aguas. 

RECOMENDACIONES DE FERTILIZACIÓN Y ABONADO CON CON FÓSFORO Y POTASIO EN CULTIVOS FORRAJEROS

Para conocer las cantidades de fósforo y potasio asimilable en el suelo, es necesario disponer de un análisis realizado por un laboratorio especializado, de acuerdo con los métodos oficiales de análisis.

Es necesario contemplar los niveles de fertilidad de los suelos según los contenidos de fósforo y potasio. De acuerdo con ello, a continuación se indican unas recomendaciones medias para los distintos tipos de praderas y cultivos forrajeros.

Por encima de 70 ppm de P en el suelo no deben aplicarse abonos fosfatados para evitar la contaminación de las aguas.

Tampoco deben utilizarse abonos potásicos en suelos con contenido superior a 500 ppm de K.

En las explotaciones de leche se hacen normalmente dos cortes para siega en la primavera y, en algunas, un corte en el otoño para silo o alimentación en verde. Las dosis superiores a 100 kg K2O/ha deben repartirse en dos o tres veces.

Una dosis muy alta a la salida del invierno hace que la concentración del potasio de las gramíneas sea muy alta, dando lugar a lo que se denomina “consumo de lujo”, sin repercusión en el nivel de producción. Como consecuencia puede haber escasez de potasio en el suelo en los cortes siguientes, lo que afecta negativamente al desarrollo de los tréboles, que compiten muy mal con la gramínea en una situación de escasez de potasio.  


Prados, praderas y alfalfa. Abonado fosfatado, establecimiento y mantenimiento (kg P2O5/ha). Según nivel de fertilidad y modo de aprovechamiento, para una producción estimada de 10 t/ha/año de materia seca. Se estima una extracción por las cosechas de 80 kg P2O5/ha:

Contenido de fósforo en el suelo | Muy bajo | Bajo | Medio | Alto | Muy alto
Establecimiento  |  140  |  130  |  120  |  100  |  80
Mantenimiento en pastoreo  |  80  |  70  |  60  |  50  |  40
Mantenimiento en siega  |  140  |  130  |  120  |  100  |  80

Prados, praderas y alfalfa. Abonado potásico, establecimiento y mantenimiento (kg K2O/ha). Según nivel de fertilidad y modo de aprovechamiento, para una producción estimada de 10 t/ha/año de materia seca. Se estima una extracción por las cosechas de 250 kg K2O/ha:

Contenido de potasio en el suelo | Muy bajo | Bajo | Medio | Alto | Muy alto
Establecimiento  |  300  |  225  |  150  |  100  |  50
Mantenimiento en pastoreo  |  120  |  60  |  30  |  00  |  00
Mantenimiento en siega  |  300  |  225  |  150  |  100  |  50

Obviamente, en los prados no hay abonado de establecimiento.
En sistemas de pastoreo se reducen mucho las dosis porque hay un importante retorno del potasio a través de los animales pastantes.
Se recomienda dividir las dosis de 60 y 120 en dos y tres pastoreos, respectivamente.
No debe aplicarse potasio antes del primer pastoreo de primavera, con objeto de evitar los riesgos de hipomagnesemia (enfermedad de los rumiantes por desequilibrio entre K, Ca y Mg).


Cultivos forrajeros anuales. Abonado fosfatado (kg P2O5/ha) (Para una producción estimada de 15 t/ha de materia seca de maíz y de 5 t/ha de los otros forrajes. Se estima una extracción de 90 y 35 kg P2O5/ha por el maíz y por los otros forrajes, respectivamente)

Contenido de Fósforo en el suelo | Muy bajo | Bajo | Medio | Alto | Muy alto
Cultivo de verano Maíz forrajero  |  150  |  135  |  120  |  105  |  90
Cultivo de verano Sorgo forrajero  |  135  |  110  |  85  |  60  |  35
Cultivos de invierno Avena, triticale,centeno, raigrás italiano y cereal con veza o guisante  |  135  |  110  |  85  |  60  |  35

Cultivos forrajeros anuales. Abonado potásico (kg K2O/ha). Para una producción estimada de 15 t/ha de materia seca de maíz, de 5 t/ha de sorgo y de 5 t/ha de los otros forrajes. Se estima una extracción de 220, 110 y 130 kg K2O /ha por el maíz, el sorgo y otros forrajes, respectivamente

Contenido de Fósforo en el suelo | Muy bajo | Bajo | Medio | Alto | Muy alto
Cultivo de verano Maíz forrajero  |  300  |  260  |  220  |  120  |  60
Cultivo de verano Sorgo forrajero  |  190  |  150  |  110  |  60  |  30
Cultivos de invierno Avena, triticale,centeno, raigrás italiano y cereal con veza o guisante  |  210  |  170  |  130  |  80  |  40

Obviamente, en los prados no hay abonado de establecimiento.
En sistemas de pastoreo se reducen mucho las dosis porque hay un importante retorno del potasio a través de los animales pastantes.
Se recomienda dividir las dosis de 60 y 120 en dos y tres pastoreos, respectivamente.
No debe aplicarse potasio antes del primer pastoreo de primavera, con objeto de evitar los riesgos de hipomagnesemia (enfermedad de los rumiantes por desequilibrio entre K, Ca y Mg).


 

El Fósforo y Potasio en fertilización de los cultivos forrajeros y recomendaciones de abonado con fósforo y potasa