Cultivo de la Lechuga

Cultivo de la Lechuga, descripción de la planta, variedades, requerimientos técnicos de su cultivo, suelo, salinidad, plantación, abonado, riego, plagas y enfermedades, etc.

 

Vídeo Cultivo de la lechuga. 1ª parte:

 

Vídeo Cultivo de la lechuga. 2ª parte:

 

Texto del Vídeo Cultivo de la lechuga. 1ª parte

La lechuga pertenece a la familia Asteraceae y su nombre botánico es Lactuca sativa. Es una planta herbácea de pequeño porte, anual y autógama.

La raíz, es pivotante, corta y con numerosas ramificaciones.

Las hojas, de color verde brillante y sin espinas, se colocan en roseta y quedan desplegadas al principio, manteniéndose así durante todo su desarrollo en el caso de algunas variedades, o acogollándose más tarde en el caso de otras. Las hojas inferiores son enteras y presentan un peciolo corto, mientras que las superiores son sésiles, más redondeadas y ovales.
El borde de los limbos puede ser liso, ondulado o aserrado.

Al madurar emite un tallo, cilíndrico y ramificado sobre el que se inserta la inflorescencia con capítulos florales amarillos, dispuestos en racimos o corimbos.

El fruto es un aquenio que contiene una única semilla provista de un vilano plumoso.

Las variedades de lechuga más cultivadas se pueden clasificar en tres grupos botánicos:

- Las lechugas tipo romanas, que son aquellas que no forman un verdadero cogollo, presentando hojas oblongas, con bordes enteros y un nervio central ancho.
- Las lechugas tipo acogolladas, que se caracterizan por formar un cogollo apretado y denso semejante a la col.
- Y las lechugas de hojas sueltas, que como su nombre indica presentan las hojas sueltas y dispersas.

En referencia a los requerimientos térmicos hay que decir, que en este cultivo, la diferencia de temperaturas entre el día y la noche desempeñan un papel importante. El rango óptimo de temperatura durante el desarrollo vegetativo oscila entre los 14 ˚C y 18 ˚C durante el día y los 5 ˚C y 8 ˚C durante la noche. Durante la fase de acogollado el rango se sitúa entre los 10°C y12°C durante el día y los 3°y 5°C durante la noche.

La humedad relativa óptima oscila entre el 60 y 80%, aunque en determinados momentos agradece humedades relativas menores del 60%. 

En relación a la humedad del suelo, es necesario incidir en que el sistema radical de la lechuga es muy reducido en comparación con la parte aérea, por lo que es muy sensible a la falta de humedad. Por ello, se hace necesario realizar riegos periódicos pero no abundantes para evitar así, la aparición de enfermedades fúngicas.

En cuanto a los suelos, se recomiendan suelos ligeros, arenosos-limosos, con buen drenaje y con un pH comprendido entre 6,7 y 7,4.

Con referencia a la salinidad, la lechuga es una especie relativamente sensible.

 

Texto del Vídeo Cultivo de la lechuga. 2ª parte

La plantación de la lechuga (alface) (Lactuca sativa) suele hacerse con plántulas obtenidas en semillero. Transcurridos 30 ó 40 días después de la siembra, cuando la plántula tiene entre 5 y 6 hojas verdaderas, se lleva a cabo la plantación.

La plantación se realiza en caballones a una altura de 25 cm, para que las plantas no estén en contacto directo con la humedad, evitando así los ataques producidos por hongos. La plantación debe hacerse de forma que la parte superior del cepellón quede a nivel del suelo, para evitar entre otras, podredumbres a nivel de cuello.

Durante los meses fríos, se recomienda el acolchado del suelo, empleando, láminas de polietileno negro o transparente. También es recomendable la utilización de mantas térmicas, para reducir el riesgo de posibles heladas.

El marco de plantación, suele ser de 0,7 a 1 m entre surcos y de 0,3 m entre plantas, colocando 2 hileras de plantas en cada una de las camas.

Riego. Tras la plantación y durante los primeros días post-trasplante se recomienda el riego por aspersión, para facilitar el arraigo de las plantas. Los riegos se darán de manera frecuente y con poca cantidad de agua, procurando que el suelo quede aparentemente seco en la parte superficial, para evitar podredumbres tanto de cuello como de la vegetación que toma contacto con el suelo.

En cuanto a los requerimientos nutricionales, entre el 60 y 65% de todos los nutrientes son absorbidos en el periodo de formación del cogollo y el aporte de éstos se debe suspender al menos una semana antes de la recolección.

La lechuga (alface) es exigente en abonado potásico. También lo es en molibdeno sobre todo en las primeras fases de desarrollo. Sin embargo, hay que evitar los excesos de abonado, especialmente el nitrogenado.

Una de las plagas que causa mayor daño a este cultivo es el trips (Frankliniella occidentalis). El principal daño, es la transmisión del virus del bronceado del tomate (TSWV).

Otra virosis de importancia es el virus del mosaico de la lechuga (LMV). En la transmisión de este virus están implicadas varias especies de pulgón, entre las cuales cabe destacar Myzus persicae y Aphis gossipii.

Otras plagas de importancia son, la mosca blanca (Trialeurodes vaporariorum) y los minadores (Liriomyza trifolii y Liriomyza huidobrensis).

Entre las enfermedades foliares cabe destacar Mildium y Botrytis. Y entre las enfermedades de suelo, las más importantes son Sclerotinia y Rhizoctonia.

La recolección de la lechuga (alface) se realiza cuando la cabeza se encuentra compacta indicando así la madurez y el desarrollo completo de la planta. El corte se realiza con ayuda de una navaja, cortando las plantas por la base. Posteriormente se eliminan las hojas exteriores, se envuelven en un film plástico y se colocan en cajas para su posterior traslado.

 

Cultivo de la Lechuga