La absorción de los elementos nutritivos por las plantas se efectúa por medio de los pelos radiculares de las raíces jóvenes, que segregan sustancias ácidas que ayudan a solubilizar los nutrientes.

En una primera fase, pasiva, los iones se mueven en el suelo hasta llegar a las raíces de dos formas:

Por transporte en masa, siguiendo en disolución el movimiento del agua cuando existe un movimiento ascendente o descendente.
Por difusión, que se produce para equilibrar la concentración de un determinado ión en todo el volumen de la solución del suelo.

En una segunda fase, activa, los iones una vez en contacto con la raíz, son atrapados por un transportador químico que le permite superar la barrera de la epidermis externa radicular. Este paso conlleva un consumo energético y necesita oxígeno.

 

La absorción de los elementos nutritivos por las plantas en los suelos agrícolas