Pin It

Picabrotes del peral, Janus compresus F

Picabrotes del peral, Janus compresus F.; los síntomas característicos son los ocasionados por la hembra de Janus al realizar la puesta en la parte terminal de los brotes, produciendo un marchitamiento. 

Descripción de Picabrotes del peral, Janus compresus F

Janus compresus está considerada como plaga de segundo orden. Es una de las pocas especies de himenópteros que son plaga sobre los frutales de pepita. Actúa principalmente sobre peral, pudiéndose observar daños importantes cuando afecta a planta de vivero y árboles en formación

Los adultos tienen una longitud de 6-8 mm, siendo la hembra de mayor tamaño que el macho. Tienen la cabeza y las antenas negras, con algunas piezas amarillas. El abdomen es de color rojoamarillo, con dos segmentos negros. Las alas son translúcidas con reflejos violáceos. Las hembras disponen de un estilete ovopositor en forma de sierra.

La larva plenamente desarrollada mide alrededor de 1 cm. Es de color blanquecino, adoptando generalmente una posición recurvada en forma de S muy característica. No posee patas abdominales y las torácicas se reducen a pequeñas protuberancias. Los huevos son ovalados y blancos.

Picabrotes del peral, Janus compresus F

Biología

Janus pasa el periodo invernal en forma de larva diapausante en el interior del brote, protegida por un capullo translúcido. A finales de febrero comienza la pupación, que se prolonga hasta los primeros días de abril.

Generalmente, la emergencia de los adultos se produce entre los meses de marzo y mayo, gracias a que éstos perforan lateralmente el brote y salen al exterior. Las hembras inician la puesta incrustando un único huevo por brote mediante picadas sucesivas realizadas en dirección descendente y en forma helicoidal, circundando 3 o 4 veces el tallo en una longitud de 2 a 3 cm, con la finalidad de desvitalizar el brote y proteger el posterior desarrollo de la larva.

El número de picaduras oscila entre 20 y 30, depositando el huevo en una de las incisiones intermedias. La fase de huevo puede durar entre 10 días y un mes en función de las condiciones climáticas.

Una vez se ha producido la eclosión, las larvas emergentes inician su alimentación en el interior del tallo, excavando una galería en sentido descendente. Cuando éstas alcanzan su máximo desarrollo entran en diapausa para pasar el invierno.

Síntomas y daños de Picabrotes del peral, Janus compresus F

Los síntomas característicos son los ocasionados por la hembra de Janus al realizar la puesta en la parte terminal de los brotes, produciendo un marchitamiento de la zona superior al punto de ataque, que se dobla en forma de cayado de pastor, y que generalmente se acaba rompiendo por acción del viento.

El secado del brote puede confundirse a simple vista con otro tipo de ataques, como Pseudomonas o Fuego bacteriano, si bien las picadas en espiral son determinantes para establecer la presencia de la plaga. Los daños más importantes tienen lugar en viveros y plantaciones en formación.

En este último caso, la destrucción de algunos de los escasos brotes que poseen puede dificultar la formación. En plantaciones establecidas, los daños suelen ser muy limitados, observándose generalmente el secado esporádico de algún brote, nunca en número suficiente como para perjudicar la vitalidad del árbol.

Periodo crítico para el cultivo

Mes de abril.

Seguimiento y estimación del riesgo para el cultivo

En el caso de J. compresus el método de seguimiento está basado en la observación visual entre marzo y mayo de entre 50 y 100 brotes para establecer el nivel de ataque por parte de la plaga.

Medidas de prevención y/o culturales

La forma de control de picabrotes es a través de la aplicación de medidas culturales encaminadas a la reducción del potencial de vuelo de adultos, como es el caso de la eliminación de brotes atacados que permitan disminuir las poblaciones del próximo año.

Umbral/Momento de intervención

Actuar solo en plantaciones cuando se vea comprometido el crecimiento del árbol.

Medidas alternativas al control químico

Además de los medios señalados en este apartado, para minimizar el uso de los medios químicos, hay que considerar las medidas de prevención y/o culturales, pudiendo ser alternativas al control químico.

Medios biológicos

No se ha descrito la lucha biológica como alternativa contra J.compresus, aunque están citados como parásitos los himenópteros Pimpla stercorator Grav., y Elasmus flabellatus Fonsc.

Medios químicos

En el momento de la publicación de la guía, no hay tratamientos químicos autorizados para este uso en el cultivo.

Bibliografía con información de Picabrotes del peral, Janus compresus F

7.inra.fr/hyppz/species.htm

La defensa de las plantas cultivadas. R. Bovey. Ediciones Omega S.A.

Plagas y enfermedades de las plantas cultivadas. F. Domínguez García-Tejero. Ediciones Mundi- Prensa.

Peral. Control Integrado de Plagas y Enfermedades. J.Garcia de Otazo, J. Sió, R. Torá y M. Torá. Agro Latino S.L.

Fuente y referencia: Publicación del Ministerio de Agricultura de España, Guia de Gestión Integrada de Plagas en Frutales de Pepita. Madrid 2014.

 

Picabrotes del peral, Janus compresus F., descripción, daños y control integrado