Producción y Cultivo de setas Pleurotus en naves en Castilla La Mancha

Así es la Producción y cultivo de setas Pleurotus en naves de cultivo en Castilla La Mancha.

Una vez que ya se ha elaborado e inoculado el sustrato, se inician las tareas propias del área de trabajo correspondiente a los locales de cultivo. En este caso hay que tener en cuenta la influencia que ejercen dos factores de producción, como son:

-  la capacitación del cultivador y
-  el nivel técnico de las instalaciones.

Los locales de cultivo deben de estar perfectamente desinfectados antes de recibir los paquetes de sustrato. Habitualmente después de retirar los restos del ciclo de cultivo anterior, se lava bien con agua limpia y posteriormente se aplica algún producto desinfectante, como lejía o amonios cuaternarios.

Incubación del sustrato:

Tras recibir los paquetes de sustrato se inicia la incubación, etapa que consiste en la colonización del sustrato por el micelio.

Habitualmente se suele pensar que es una etapa poco crítica, pero es de vital importancia para que el cultivo tenga éxito. Hay que crear unas condiciones propicias para que el micelio de Pleurotus invada todo el sustrato antes de que los posibles contaminantes le disputen el terreno.

En función de la calidad del sustrato, del nivel técnico de las instalaciones y de la época del año, la incubación tiene una duración aproximada de 15 días. En esta fase es necesario mantener una humedad relativa elevada, superior al 80%, pero el factor que hay que controlar realmente es la temperatura del sustrato.

Hay que resaltar que temperaturas situadas entre 25-30ºC en el sustrato proporcionan una tasa de crecimiento miceliano adecuada, mientras que si estas temperaturas son superiores a los 32ºC, tanto en la zona intermedia como en el centro del paquete, entonces se consideran peligrosas.

Normalmente, la temperatura del ambiente suele oscilar entre 18 y 23ºC para ayudar a controlar la temperatura del sustrato.

Inducción de la fructificación:

Una vez terminada la incubación se procede a inducir la fructificación, bajando la temperatura del ambiente hasta 10-18ºC, al tiempo que la temperatura del sustrato desciende a alrededor de los 20ºC, aunque esta maniobra suele estar en función de la variedad comercial utilizada.

También es necesario bajar la concentración de CO2 hasta situarla entre 800-1.000 ppm aproximadamente y mantener elevada la humedad relativa, alrededor del 90-95%.

La maniobra que se realiza en esta etapa consiste en ventilar el local de cultivo para descender el CO2 e introducir aire fresco del exterior con el fin de refrigerar la temperatura ambiente del local de cultivo.

Normalmente, hacia los 25 días después de iniciar el ciclo de cultivo se ven aparecer los primordios. En esta etapa de inducción también es necesario poner en marcha la iluminación.

Fructificación y cosecha:

Durante esta etapa se pretende que los cuerpos fructíferos alcancen el tamaño comercial deseado sin que el borde del píleo se rompa. Para ello, hay que seguir controlando los mismos parámetros medioambientales que en la etapa anterior.

La temperatura del ambiente suele oscilar entre 12-16ºC, y la humedad relativa se intenta mantener por encima del 85-90%, bien mediante la aplicación de riegos al suelo o bien mediante la instalación de microdifusores.

A lo largo de esta etapa hay que evitar mojar los cuerpos fructíferos, con el fin de no favorecer la aparición de mancha bacteriana. En cuanto al nivel de dióxido de carbono, hay que mantenerlo por debajo de 800-1.000 ppm, para ello hay que renovar el aire del interior del local de cultivo, introduciendo aire fresco del exterior.

Por último, la luz es otro parámetro a tener en cuenta, ya que las setas tienen fototropismo positivo; es decir, ante la ausencia de luz no se desarrollan bien, no se colorean adecuadamente, alargan el estipe (pié) en exceso, y en ocasiones llegan a tener sabor amargo. Para evitar que esto suceda, es necesario suministrar al menos 150-200 lux durante un mínimo de 8 horas al día. La luz más apropiada es de onda corta, situada hacia el azul del espectro.

La primera florada se recoge entre los 25-35 días después de iniciar el ciclo de cultivo, y la segunda florada, a los 15-20 días después de la primera. Por tanto, la duración del ciclo de cultivo se sitúa entre los 40 y 55 días, en función de las temperaturas de cultivo y del número de floradas que se recolectan. La producción media anual por paquete de sustrato oscila entre 2,2 y 2,5 kg, lo que representa un 12-15% de rendimiento sobre peso fresco del sustrato.

 

Producción y cultivo de setas Pleurotus en naves de cultivo en Castilla La Mancha