agua suelo planta

 

Papel del agua en el suelo agrícola e importancia para la plantas cultivadas  - Importancia y medidas ante las Pérdidas de agua en Agricultura.

El agua es un elemento esencial para la vida de las plantas, determinante de su estado de desarrollo y principal medio de transporte para las sustancias nutritivas que toman del suelo.

Además de ser el elemento en el que los nutrientes que existen en el suelo se disuelven y pasan a la planta a través de las raíces, el agua es imprescindible para que realicen sus procesos de crecimiento y desarrollo y permite una correcta “refrigeración” para adaptarse a las condiciones climáticas.

El consumo de agua dependerá tanto del cultivo, ya que no todas las plantas utilizan la misma cantidad de agua, como de la climatología de la zona, en especial de las condiciones de radiación solar, temperatura, humedad y viento dominante.

Mediante el riego el agua se aplica al suelo, siendo éste un mero distribuidor. Dependiendo del tipo de suelo en el que esté implantado el cultivo, se podrá almacenar mayor o menor cantidad de agua y además la planta podrá extraerla con menor o mayor dificultad.  

Por lo tanto, para que un determinado cultivo evolucione de forma óptima y utilice a la vez el agua eficientemente, es necesario conocer de manera bastante precisa cuál es el consumo de agua en cada fase del desarrollo y así saber qué cantidad aplicar con un riego.

Las relaciones que existan entre el suelo, el agua, la planta y el clima son esenciales para manejar un determinado sistema de riego ya que de ellas depende el movimiento del agua en el suelo, en la planta y cómo de ésta pasa a la atmósfera.  

El agua es un elemento esencial para las plantas que sirve para aportar sustancias nutritivas e interviene en los procesos de crecimiento y desarrollo. Con el riego se pretende aportar la cantidad necesaria para que el cultivo crezca de forma adecuada, pero ha de hacerse de forma eficiente limitando en lo posible las pérdidas de agua.

El suelo es el medio donde el agua de riego se almacena. La cantidad almacenada y la que las plantas pueden extraer dependen de la textura y porosidad. El agua y los elementos minerales son extraídos del suelo por las raíces, pasando hasta las hojas donde mediante la fotosíntesis la planta elabora la materia orgánica.

Gran parte del agua extraída por la planta se cede a la atmósfera en forma de vapor a través de los estomas en el proceso de transpiración.

Parte del agua de riego se pierde por escorrentía, percolación y evaporación, y no puede ser extraída por las raíces.

También existen zonas donde hay raíces pero el agua de riego no llega, produciéndose entonces déficit de agua.

Mediante el cociente de déficit, la eficiencia de aplicación y el coeficiente de uniformidad se puede tener una estimación del destino del agua de riego y una valoración de la calidad con la que se ha efectuado el riego.

 

El agua en el suelo y la planta - Pérdidas de agua - Agricultura