La tolerancia a la salinidad en agricultura es la capacidad del cultivo a soportar un exceso de sales en la zona de raíces, es decir, en el agua del suelo próxima a la zona radicular.

Cada cultivo presenta una tolerancia distinta, pero además se ve afectada por diversos factores como el tipo de sal, el clima, manejo y método de riego, etc.

La tolerancia indica el valor de conductividad en el agua del suelo que cada cultivo puede soportar sin producirse disminuciones en su rendimiento. De esta forma se puede establecer una comparación entre los cultivos que toleran mejor la salinidad (los de valor más alto) y los que son muy poco tolerantes (valores más bajos).

Tolerancia a la salinidad en dS/m, para diferentes tipos de cultivos se indican en la siguiente tabla: 

Cultivos Extensivos:
Cebada 8.0
Algodón 7.7
Remolacha 7.0
Trigo 6.0
Soja 5.0
Arroz 3.0
Maíz 1.7

Cultivos frutales:
Vid 1.5
Olivo 2.7
Limonero 1.7
Manzano 1.7
Naranjo 1.7
Melocotonero 1.7
Ciruelo 1.5

Cultivos de Huerta:
Pepino 2.5 
Tomate 2.5 
Melón 2.2 
Espinaca 2.0 
Col 1.8
Patata 1.7 
Pimiento 1.5 
Cebolla 1.2
Judía 1.0
Fresa 1.0

La salinidad del agua de riego es un indicador muy valioso del riesgo de salinización del suelo, lo que es fundamental conocer antes de elegir el cultivo a implantar.

Por ejemplo, si el agua de riego presenta valores muy elevados de contenido total de sales, y por lo tanto de conductividad eléctrica, es siempre más seguro implantar un cultivo de algodón antes que de maíz a efectos de tolerancia del cultivo ante futura salinización del suelo.

Evidentemente es preciso evaluar otros factores, pero con este criterio se evita un serio problema en la productividad del cultivo.

También debe tenerse en cuenta como criterio de elección del sistema de riego y debe ser tenido en cuenta si existe la posibilidad de implantar uno u otro.

En riego por aspersión toda la parte aérea de la planta se moja, por lo que si el agua es muy salina, la evaporación provoca que la sal se acumule en las hojas y el fruto y si el cultivo no es muy tolerante los daños pueden ser importantes.

Sin embargo, el uso de aguas similares en riego localizado con un cultivo de tolerancia parecida posiblemente no provoque ningún efecto perjudicial. Por ejemplo, riego por aspersión en un cultivo de melón sería desaconsejado mientras que ese mismo agua podría aplicarse sin problemas en un cultivo de pepino en riego localizado.    

 

Tolerancia de los cultivos a la salinidad