Los Problemas de infiltración del agua en los cultivos de la agricultura pueden estar originados por las sales como el Sodio, Calcio y Magnesio.

Aunque se aporte agua al suelo mediante riego, si la infiltración es deficiente pueden surgir serios problemas para que ésta llegue a las raíces de las plantas.

Los problemas más frecuentes relacionados con una infiltración baja suelen producirse cuando el sodio, que suele estar presente en el agua de riego, se incorpora al suelo y deteriora su estructura. Los agregados del suelo se dispersan en partículas pequeñas que tapan o sellan los poros y evitan que el agua pueda circular e infiltrarse con facilidad.

El efecto contrario lo producen el calcio y el magnesio, por lo que para evaluar realmente el problema que puede generar un exceso de sodio hay que saber también la cantidad de calcio y magnesio que hay en el suelo.

Ls Relación de Adsorción de Sodio (RAS) es La forma de evaluar ese balance se realiza con un índice llamado . Cuanto mayor sea el RAS, mayor será la cantidad de sodio con respecto a la de calcio y magnesio y mayores serán los problemas de degradación del suelo y de infiltración del agua.

La salinidad del agua y la relación de adsorción de sodio, evaluados de forma conjunta, son normalmente los dos criterios más restrictivos para el uso del agua para riego. Por ejemplo, un agua con una conductividad eléctrica de 0.85 dS/m y un RAS de 4.32, sería apta para el riego empleando las debidas precauciones.

 

Problemas de infiltración y las sales como el Sodio, Calcio y Magnesio