Moteado del níspero, Fusicladium eriobrotryae

Moteado del níspero, Fusicladium eriobrotryae, ataca a todas las partes aéreas del níspero, pero el daño principal es al fruto.

Descripción de Moteado del níspero, Fusicladium eriobrotryae

Es la enfermedad fúngica más grave de los nísperos. Los daños están fuertemente condicionados por la climatología de la primavera y en años lluviosos puede provocar hasta el 50% de la pérdida de la cosecha.

El hongo responsables de la enfermedad es Fusicladium eriobrotyae. La infección del hongo se produce a través de la epidermis sin necesidad de puertas de entrada como heridas, lenticelas, estomas, etc.

Moteado del níspero, Fusicladium eriobrotryae

Biología

La primavera es el periodo más idóneo para el desarrollo de la enfermedad. El hongo se conserva en las hojas afectadas, tanto en el árbol como en el suelo, en los frutos momificados y en los chancros de las ramas.

En presencia de agua los conidios germinan dentro de un amplio margen de temperaturas; entre 4-5 º C y los 32º C con un óptimo de 20-21 ºC. A menor temperatura se necesita mayor número de horas de humectación, (el mínimo se estima entre 4-5 ºC y 25-30 horas de humedad) y a mayor temperatura menos horas de humedad (24ºC y 6 horas de humedad). Son los conidios el inóculo principal y casi único de infección. Estos son transportados por la lluvia, viento y los insectos que propagan la enfermedad.

Síntomas y daños de Moteado del níspero, Fusicladium eriobrotryae

Ataca a todas las partes aéreas del níspero, pero el daño principal es al fruto. Las hojas presentan manchas pardo-verduzcas, que van cambiando de color para volverse amarillentas y finalmente color marrón oscuro. Inicialmente son pequeños círculos que se van extendiendo hasta unirse unos con otros y dañando gran parte de la hoja.

En ramas jóvenes se producen machas marrón oscuro que, si las condiciones de humedad y temperatura son adecuadas, producen chancros y la muerte de los tejidos superficiales.

El ataque a flores produce malformación y desecación de los sépalos y llega a destruir el órgano floral.

El fruto es atacado en todos sus estadios de desarrollo. Aparecen manchas oscuras de dimensiones variables. Si el ataque es precoz la destrucción de los tejidos provoca hendiduras y fisuras. Cuando el fruto tiene un cierto tamaño y si el tiempo es húmedo, sobre estas manchas aparece una vellosidad de color verde oscuro por la formación de las fructificaciones esporígeras del hongo.

Seguimiento y estimación del riesgo para el cultivo

La infección se puede producir en cualquier época del año, cuando las condiciones ambientales de temperatura y humedad son favorables y cuando el tejido vegetal es joven y se encuentra en periodo de crecimiento.

El periodo de incubación de la enfermedad se puede estimar mediante estaciones agroclimáticas y pueden aplicarse modelos de predicción de las infecciones primarias y secundarias y determinar el final del periodo de riesgo. Para ello deben seguirse las distintas alertas de las estaciones de avisos de las zonas frutícolas.

Ante la ausencia de otras referencias puede utilizarse la gráfica de Mill´s y en la que se relaciona horas de humectación con temperatura media dando lugar a unas curvas que ponderan el riesgo de infección en ligero, bastante grave y grave.

Medidas de prevención y/o culturales

Planificar la plantación con variedades poco sensibles y con marcos de plantación y sistemas de formación que permitan una buena aireación y rápido secado de los árboles.

Evitar prácticas que impliquen un incremento de los períodos de humectación de la plantación (riegos por aspersión, y capas de vegetación de gran desarrollo). reducción del inoculo de invierno por eliminación de las hojas o aplicación de abonos nitrogenados en otoño para facilitar una rápida destrucción de las mismas.

Eliminación de los frutos momificados, recogiéndolos y quemándolos fuera de la parcela.

Umbral/Momento de intervención

Cubrir todas las alertas sobre infecciones primarias de las estaciones de avisos. Si al final del periodo de emisión de ascosporas no hay daños en el cultivo se pueden suspender los tratamientos, en caso contrario habrá que cubrir las infecciones secundarias mientras las temperaturas se mantengan inferiores a los 25 grados.

Medidas alternativas al control químico

Para minimizar el uso de medios químicos, hay que considerar las medidas de prevención y/o culturales, pudiendo ser alternativas al control químico.

Medios químicos

Se podrán usar los productos fitosanitarios autorizados en el Registro de Productos Fitosanitarios del Ministerio de Agricultura Alimentación y Medio Ambiente. Con el fin de iniciar el periodo vegetativo con el menor nivel posible de inóculo, es recomendable la realización de algún tratamiento preventivo en otoño-invierno. Posteriormente las aplicaciones fitosanitarias pretenden controlar eficazmente las infecciones primarias y poder suspender los tratamientos a finales de marzo si no se han observado síntomas de la enfermedad. 

Bibliografía con información de Moteado del níspero, Fusicladium eriobrotryae 

Enfermedades de los frutales de Pepita y de Hueso. Sociedad Española de Fitopatología. Ediciones Mundiprensa.

7.inra.fr/hyppz/species.htm

La defensa de las plantas cultivadas. R. Bovey. Ediciones Omega S.A.

Plagas y enfermedades de las plantas cultivadas. F. Domínguez García-Tejero. Ediciones Mundi- Prensa.

Peral. Control Integrado de Plagas y Enfermedades. J. García de Otazo, J. Sió, R. Torá y M. Torá. Agro Latino S.L. Rodríguez Pérez, Ángel (1983) el cultivo del níspero y el vallle del algar- guadalest . Sociedad Coop. De Crédito de Callosa de Ensarriá


Fuente y referencia: Publicación del Ministerio de Agricultura de España, Guia de Gestión Integrada de Plagas en Frutales de Pepita. Madrid 2014.

 

Moteado del níspero, Fusicladium eriobrotryae (Cavara) Saccardo, descripción, daños y control integrado